Destacado

Y me lo quería perder

Tras unos días extra en casa patrocinados por Filomena, llegó el momento soñado por padres, anhelado por algunos niños y detestado por numerosos adolescentes.

El regreso al cole en estampa dantesca, una especie de Post-Holiday on Ice en el que, según la destreza de cada cual podías divisar con fondos aún blancos escenas de “El lago de los cisnes”, monólogos de Chiquito de la Calzada con temas desde el “No puedoor” hasta el “Jarl” pasando por el “Torete” que se cree Sebastian Loeb con su WRC en el Rally de los Mil Lagos entonando el “siete caballos vienen de Bonanza“.

Un poco de todo eso hubo en mí. El propietario de la mochila con ruedas que intentaba deslizar sin éxito, un trolley tan bajo que me hacía ir chepudo cual Igor, maldecía su suerte. No le culpo. Ir acompañado por un zangolotino en mallas, con zapatillas de colorines y sin abrigo pero mas capas que las Nanas de La Cebolla de Miguel Hernández, gafas en el bolsillo gracias al efecto mascarilla+gorro, invidente parcial muy visible, le produjo una vergüenza casi traumática, la que siente el casi adolescente gamer en prácticas que juega online mientras conversa que sus compañeras, medio locas por él, tan guapo como lo fue su padre (mierda de evolución) con su PC, su tablet y sus cascos, proyecto de andorrano como jugador del Madrid, que quiso serlo desde pequeñito para estar no muy lejos de los papis, a un “Pas de la Casa”.

No imagina que le estoy viendo desde atrás, alucinando con lo que veo, un muchacho que era niño antes de la pandemia y ahora es chavalín, me parece alto y me hace sentir mayor pero orgulloso de que mis herederos de deudas estén cada vez más cerca de salir a la vida real sin demasiados arañazos, los justos para saber ya que la vida no es fácil pero que de casi todo se sale.

En este lacrimógeno pensamiento me hallo cuando deposito al muchacho en el contenedor escolar y empiezo a trotar camino de un lugar donde espero correr con ganas y disfrutar de los restos de la Filo en el mismo lugar donde lo hice horas antes de la gran nevada, con un manto blanco lo suficiente fino para hacer volar , lo suficientemente escaso para no arriesgar, perfectamente blanco para disfrutar .

El panorama ha cambiado. “La lluvia en Sevilla ya no es una maravilla”, la capa de nieve es desigual, cada pisada lo es, los tobillos sufren pero disfruto con mis zapatillas parafraseando a Coz y cantando solo en la nieve “Mis Asics son guerreras“.

El primer árbol caído, mis respetos, gracias por lo que nos diste, a tí y a todos tus hermanes, descansa en paz, lanza a mi Spotify mental un “Too Young to die” de Jamiroquai y me hace volver tranquilo a casa, soñando con que el año de nieves sea de bienes (hace falta) , que las cosas mejoren y que el año no sea tan duro como es el que deseamos matar tras llevarse a tanto ser querido.

Destacado

Encuentros en la tercera fase

Un día estás preparando una maratón y al siguiente estás encerrado. Un día no vas al Retiro a correr porque hace demasiado calor y al día siguiente el majestuoso y céntrico parque está cerrado por peligro de tormentas,viento y demás fenómenos climatológicos adversos. No tuvimos marzo lluvioso y abril ventoso que hicieran a mayo florido y hermoso, así que queda aceptar lo que viene,mascarilla en ristre e intentar aprovechar los ratos entre brote y rebrote. Obvio es,pues, que tocaba trote. Un correr vitaminado, por fín en grupo,desconfinado, pero con el mayor de los cuidados. Susana Vazquez y Nea Arranz nos iban a guiar en un rato de entreno sin freno ni desenfreno y a recordar,como decían en Fama que la fama cuesta, y “ahora vais a pagar con sudor”. Quien pensaba que el evento de Vitamin Well iba a ser correr y cantar se equivocaba. No hubo dramón.¿Parque cerrado? ¡todos a Colón!

Parecía un soltar piernas del montón pero pronto empezaron las zancadas traseras,las sentadillas,mátame camión. Las veía hipnotizado como flotaban haciendo los ejercicios con una flexibilidad y unos músculos en las piernas que no conocía y hacía lo posible para no perder comba, si llega a haber una y toca saltar muero como líder mundial del correr descoordinado pero hubo suerte y no muerte. Pasamos un rato quitándonos carbonilla,sudando en equipo ,a veces sufriendo para mantener el tipo en esta tarde rara de verano de runners desconfinados,con encuentros deseados y añorados con quienes compartimos dorsales, anhelos y desvelos. Fue un placer por fín ver a Antonio Liébana, el más alto representante (sin duda) del Team Sanus Project,la facción madrileña de Sanus Vitae que preparó la maratón de Madrid hasta que un fenómeno más viral que sus directos de Instagram nos dejó con las ganas . Hablamos por fin tras vernos una decena de veces las matrículas en eventos de dorsal,meta y bolsa del corredor. Ayer tuvimos la nuestra con el mejor regalo,el de la conversación, la afinidad y la cercanía de quienes comparten una afición y llegan bien vitaminados a casa tras un rato de sudores a veces calientes y a veces fríos, pero siempre intentando estar sonrientes,abierta la mente.

Gracias Susana y Nea,Nea y Susana por devolvernos a entrenar las ganas. Ha estado bien,Vitamin Well,hay que repetir antes de tener más canas. Antonio,nos vemos pronto,en entrenos de tarde o carreras de mañana.

Un abrazo,gente sana.

Destacado

La dependienta que mascaba chicle mientras cobraba

Aquella chica alta y algo desgarbada observó mi timidez en aquel avión y me habló, me calmó y me hizo sentir bien. Había cambiado teba por traje de chaqueta pero aquello no la había hecho cambiar. Se mostraba como siempre, amable sin exagerar, firme cuando tocaba y empática y simpática siempre.

La vi interpretando en un papel digno de un Goya a la tendera mascachicle pasota para mostrarnos divertida, como no hay que trabajar. La tuve cerca cuando trabajar rápido era sinónimo de cerrar el palacio del sur de Leganés y perder mi trono. Me apoyó y arropó cuando,tras diez meses de baja por quiebra lumbar, volví a trabajar como la madre de “Good Bye,Lenin “. En mi ausencia todo había cambiado o estaba haciéndolo, yo flipaba con tanta novedad y ella me sitúo en el mapa durante aquel mes por Fuencarral.

Me enseñó un montón de cosas que me ayudaron a ser mejor en lo profesional y también en lo personal,seguro siendo en muchas cosas un espejo en el que mirarse.

Dicen que la gente suele recordar más las desgracias que ocurren o la maldad de las personas. Llamadme buenista pero con ella no le sale nada así en el disco duro.

Un beso,Noe.

Destacado

Irrespirable

Hace unos días llamamos a la pediatra. Ha sido salir un par de veces y mi pequeño ha necesitado Ventolín. El pobre vivía en su burbuja, protegido entre tareas,tele,ordenador, libros,pero ha sido oler el ambiente y ponerse malo. No,no ha sido ese bicho,no. Ha sido uno que va y viene con demasiada frecuencia. Esta en todas partes. En casi todas las teles, en muchas radios,en gran parte de la prensa y por supuesto en las redes. Un bicho propagado por algunos desde las tribunas. No es la Covid-19,insisto,no lo es. Ahora que no podemos pisar ninguna grada,ni deportiva y escasas culturales, los que pueden sentarse en el congreso como representantes nuestros malgastan nuestros recursos como si fuera un partido de fútbol. Atacan y defienden ,no una gestión política de una pandemia,que está claro que a los primeros no les interesa ni preocupa,sino cualquier decisión del Gobierno. La que sea. Los que se defienden pierden tiempo en ello,olvidan aquello de “a palabras necias,oídos sordos” y amplifican ese mensaje vacío de contenido pero lleno de odio,insultos,rencores y mentiras .

Fuera de la cámara ocurre lo mismo. Ruido de sables en las fuerzas armadas,ruido de cacerolas en las calles,ruido de insultos en las redes,ruido de falsedades en la televisión privada.

Lo responsable sería cualquier crítica constructiva ante una gestión gubernamental plagada de errores,inevitables, imprevisibles o no. No hablo de loar o alabar al Gobierno que seguro que alguna cosa,aunque sea por error para algunos habrá hecho bien,no lo sé. Me refiero a que la crítica debiera ofrecer soluciones,iniciativas o propuestas,ser coherentes y leales en ella y no alimentar este ambiente irrespirable olvidando lo que de verdad importa,que es salir de ésta con el menor daño posible.

El bien común debería primar sobre el resto de intereses.

No me odiéis.

Destacado

Quiero ir

Quiero ir a Coruña. Quiero ir a Santiago. Quiero ir a Vigo. Quiero ir a Seixo. Quiero ir a Salamanca. Quiero ir a León. Quiero ir a Astorga. Quiero ir a Toro. Quiero ir a Benavente.Quiero ir a Burgos. Quiero ir a Avila. Quiero ir a Piedralaves.Quiero ir Toledo. Quiero ir a Ciudad Real. Quiero ir a Albacete. Quiero ir a Castellón. Quiero ir a Valencia.Quiero ir a Puzol. Quiero ir a Denia. Quiero ir a Torrevieja. Quiero ir a Villajoyosa. Quiero ir a Alicante. Quiero ir a San Juan Quiero ir a La Manga.Quiero ir a Murcia. Quiero ir a Palma. Quiero ir a Granada. Quiero ir a Salobreña. Quiero ir a Motril. Quiero ir a Almuñécar. Quiero ir a Malaga. Quiero ir a Sevilla. Quiero ir a Cordoba. Quiero ir a Tanger. Quiero ir a Lanzarote. Quiero ir a Gran Canaria. Quiero ir a Tenerife. Quiero ir a Amsterdam. Quiero ir a Lima. Quiero ir a Cuzco . Quiero ir a Macchu Picchu . Quiero ir a todos esos sitios donde alguna vez estuve, a un montón que no he podido incluso alguno que no quería y que ahora apetece conocer. No me puedo quejar,pensando en todos los sitios que he visitado y unos cuantos que no aparecen aquí. Pero quiero conocer más. Me imagino que tú también tienes tu lista “de deseos”. Sé que este año va a ser imposible cumplirlos. Quizá el proximo. De todos depende que volvamos a conseguirlo. De los políticos que cobran por representarnos pero se representan a sí mismos. De los periodistas,su imparcialidad,neutralidad y responsabilidad a la hora de transmitirnos y valorar la información. De las personas influyentes sea cual sea el motivo ,de su honestidad y sus conflictos de intereses. De nuestras familias ,que nos apoyen y apoyemos . De nuestros vecinos, que aporten y apoyen a su comunidad y por último y sobre todo de nosotros,todos y cada uno de nosotros,sin escurrir el bulto en los demás, asumiendo nuestros actos o la falta de ellos,dejando de pensar solo por un momento en nosotros,en el yo,para pensar no solo en el nosotros sino en el TODOS.

Viendo lo visto en los últimos días me he visto obligado a escribir esto. Con tanta información y sin ánimo de criticar a nadie no entiendo en qué estamos pensando aunque sé perfectamente lo que estamos haciendo. Creemos que porque nos saltemos las normas por una vez no pasará nada. Solo la puntita,no más. Estoy hasta los mismísimos de ver a la gente entrar a comprar la tienda en sesiones de mediodía y tarde, de pensar en que nosotros no hacemos mal las cosas y solo se equivocan o fallan los demás ,harto de que los que yo voté acierten siempre o sean una mierda y los que no sean el demonio y la panacea universal. Estoy orgullosísimo (por los cojones) de todos nosotros,del ejemplo que estamos dando a los que vienen detrás y de la defensa de ese derecho civile fundamental tan imprescindible que es hacer lo que me salga del forro.

Hala,ya me he quedado a gusto. Ahora puedo salir y hacer lo que me venga en gana dando lecciones a los demás.

Quiero ir.

Destacado

El mejor plan B

El plan del día era correr. Empezar a correr de verdad. Nada de récords olímpicos pero correr. En mi cabeza sonaba fantástico. El trote del sábado con paradas intermitentes me alivió,pero sentía la necesidad de ir más alegre,sin más. La que es alegre es mi Ari. Te levantas machacado,con una tonelada y media de dolores y ella solo quiere abrazarte,besarte,lamerte y jugar contigo. Parece que hace meses que no te ve. Los sensores te avisan “despacio,de aquí tiraste para levantar esa caja de sal de 20 kilos, ojo,acá apoyarse la de garrafas de agua cuando no podías mas” pero ella te anima,te obliga a salir. Activas el Plan B. Te calzas las zapas,la pones arnés y correa y a la calle. Ari te lleva. Trotas un poquito ,paras otro poco,la sueltas un piropo,acelera y ahí si que corres como pollo sin cabeza,vuelves a trotar,parar y llegas a casa relajado,aliviado y feliz de tener una compañera tan fiel como mi perrita Ari.

 

Destacado

El pionero

Llego el día. Tras el regreso al trabajo el día anterior tenía dudas sobre si sería buena idea salir a correr. Me levanté tan pronto que no tuve otro remedio que salir. Para que engañarnos,estaba muerto de ganas. Me aconsejaron ser prudente y no ir por mejor marca el primer día. No fue necesario. Calenté,movilicé tobillos y rodillas y troté suavemente Aquí tampoco puedo engañar a nadie. Mucho más rápido no podía ir. Braceaba alegre ,pero me sentía como el finado Jesús Gil en chándal de táctel . Peor eran otros, intentándolo en chándal y zapatos,ellos eran Ramón Mendoza (también en el más allá). Noté alguna mirada de desprecio desde las alturas y alguna chanza por la calle. Hice bien en tener algunas locuciones grabadas en mi móvil para la ocasión. A los primeros les puse la de “Facinerosos”. A los segundos,molesto ,la de “Habéis insultado a los votantes de Marbella” .

Me crucé por el Valle del Kas con corredoras,corredores,ciclistas y practicantes del ejercicio físico,todos con escrupuloso respecto del “distanciamiento social”. A todos ellos les puse el “y tal,y tal,y tal y tal y tal”,pulgar hacia arriba.

Total que no ha estado mal, que no hay que volverse loco y que estoy deseando quitarme el puñetero chándal ochentero, que pintón es,pero deshidrata un rato.

Destacado

¿Qué me pongo?

Falto de ilusiones salvo la emoción de que esta mierda de mes se acaba y harto de tele e internet encendí la radio. Casi lloro de emoción al escuchar una canción de la que me burlaba de joven y que en todo caso nunca fue mi tipo. La letra era algo así

Fuente: Musixmatch

LA NIÑA PASTORI MARCANDOME EL CAMINO. I CAN’T BELIEVE IT!

Me imaginé cantando con su chorro de voz cuando fui a una entrevista de trabajo (la que me convirtió en lo que soy ahora).Recordé cuando me arreglé para mi última primera cita (la buena,la inolvidable,la que terminó por cambiar mi vida). Me vine abajo. Minutos después,arriba. El noticiero decía que sí, que se podrá salir pronto a pasear o a hacer deporte. Por un momento ella, quien podría decirse en otro símil flamenco que “maneja mi barca” me sacó del shock, preguntó qué demonios hacía cantando “Una cartita de amor” y muerta de la risa me obligó a ordenar “el cajón inmundo”. No supo qué había hecho. Este fue el resultado

Porque…¿qué hacer?¿ Salir con camiseta de runner? Podría caer abatido por cualquier francotirador. ¿Salir con una camiseta de algodón cualquiera? Caería en el fuego cruzado entre el ataque de los defensores de la ortodoxia corredora y los gestappers que me tildarían de farsante por salir a correr para sortear el encierro). Una opción buena sería la mixta, buscar prendas de Decathlon . Unos pantalones cortos son imprescindibles para mantener el respeto del pueblo,ni mallas cortas,largas, piratas por supuesto que no, ni compresoras ni leches,no conviene provocar. Colores discretos, por Dios, ni cebras,ni flúor, ni nada. Luego vienen los calcetines.  Solo pido una cosa. Que nadie se ponga unos de Where Is The Limit? Los que no reciban el desprecio por ser runner pueden ser lapidados por incautos seguidores de los sabios consejos de Josef para invertir.

¿Zapatillas? Yo evitaría modelos llamativos, minimalismo y Tórtolas. Algún balconero podría confundir sandalias con libertad hippy y darle a la camarita.

En fín,que no tengo ni idea de qué haré pero tengo más ganas de hacer deporte que en toda mi vida. Con cuidadín ,claro.

Destacado

El ideítas

Buscando una alternativa para merendar en el trabajo y de consumo rápido, saciante,hidratante,antioxidante y por supuesto,chanante,decidí prepararme un gazpacho de textura muy líquida y suave pero sabrosa. Como dicen los de Pantomima Full, “En su cabeza sonaba bien”. Me lo preparé con esmero y satisfecho me lo llevé al tajo.

Allí estrené mi nueva pantalla de protección que unida a la mascarilla prometía ser un engorro pero al principio,ni tan mal. Todo fluía correctamente hasta que paré a merendar. Disfruté el gazpacho pero pensé que quizá debí agitar algo más botella, la concentración en ajo era digna de mención. Con el último trago llegó el camión cargado de mil palés. Ahí sí que comenzó la agitación . Me puse la mascarilla y la pantalla con prisas. Pa arriba y pa abajo,las pulsaciones subían más que un entrenamiento de esos de Instagram,la pantalla no paraba de moverse y golpearse con todo lo que cargaba y la tensión me hacía hiperventilar. A la fiesta se unió un invitado inesperado, el ajo,del que los clientes y compañeros estaban protegidos pero uno lo llevaba como ese Via Crucis o procesión, por dentro. Mi tripa confundió el tesoro de las Pedroñeras con una tabla de abdominales digna del SixPack de CR7 y los dolores se fueron recrudeciendo.

Motor de mis compañeros , les dí aliento (perdón) y terminamos la jornada del mejor modo posible.

Pongo a Dios por testigo que nunca más mezclaré gazpacho y pantalla.

Destacado

Hablar por hablar

Va a resultar que esto de las pantallitas es gloria bendita. Si el resultado es el mismo que el de hoy en la reunión de Zoom presenciada lo compro. Siempre. Quizá sea decirnos las cosas desde nuestro hábitat, en chándal,en pijama o como nos dé la gana. Quizá sea la edad,el respeto de haberse creado,cada uno a su ritmo, una identidad o un pensamiento propio y distinto en el entorno de una familia grande encabezada por seres tan especiales como nuestros abuelos.

Quizá sea simplemente el cariño de haber compartido cosas, de sentir la alegría de vernos,creciditos,la empatía entre todos y la nula envidia y competencia ante lo que nuestros merecimientos o destinos nos han dado.

Quizá sea el escuchar y aprender de todos y cada uno,de vuestros modos de pensar y actuar, de vuestras experiencias o consejos y sentirme parte aportando las mías, a veces discrepando pero respetando.

Quizá sea volver a sentir el sentido de familia que a veces se diluye con el día a día y que a veces,como esa planta que lleva siempre ahí y parece no necesitar mucha agua olvidamos regar.

Quizá sea que es,por increíble que parezca más fácil y más barato sacar un rato para los seres queridos estando encerrados y sin planes que cuando somos libres de elegir plan. Ahí nos falta tiempo o simplemente se nos ve el plumero (hablo por mí, conste) .

Probablemente hay algo de todo esto,pero lo que más me ha hecho disfrutar hoy ha sido la falta de impostura,la naturalidad. Cuando no necesitas demostrar nada y te muestras tal y como eres eres libre,y aunque puedes cagarla te sientes mucho más cómodo que en el mundo virtual en el que ,puff, ya sabemos como funciona todo.

 

Gracias Raquel,Fernan,Melanie,Raúl, Susi,Rober,Vane,Elias,Irene,Víctor,Diego,Ainhoa. Hemos pasado un buen rato,primos.

Hasta la próxima.

Destacado

Guantes vintage

 

Le quedan como un gua…como anillo al de…vaya,son perfectos. Con ellos hace de todo, para protegerse de cortes evitables e innecesarios. Me recordó algo,siempre se lo digo. Cuando yo tenía su edad y me tocaba ponerme de portero en partidos con mis amigos ,me calzaba unos así

Guantes de portero de los 80.

 

Me sentía Buyo,Arconada y hasta Ricardo Zamora. Luego me ponía de defensa y me creía Baresi o Rijkaard. Nos metían un gol,otro más y quería ser Guardiola, Albertini o Schuster cuando me colocaban en el medio. Cuando me tocaba ser delantero compensaba mi falta de disparo con mi regate,fantasía y pared. Fingía ser Butragueño,Futre o Raúl pero no era ninguno de ellos ,ni con mis compañeros eramos el Milan de Sacchi o el Barça de Cruyff. Me costó unas cuantas derrotas entenderlo,pero empecé a disfrutar de la compañía,del trabajo en equipo,aprender de mis compañeros,poner energía y a pesar de hacer unas cuantas “buyadas” los pelotazos de aquellos balones Mikasa

Aquellos balones dolían más que una hoja de reclamación un minuto antes de cerrar

me hicieron ser más duro, no fiarme de amagos,fintas ni nadie y ponerme los guantes para tener mis manos siempre a salvo. El otro día Ángel me dijo que no encontraba sus guantes. Espero que los haya encontrado .Es nuestro todo campista, un día está al horno,otro a la caja,otro al proveedor,y otro a todo. Esos guantes te protegerán. Cuidalos como oro.La vida está llena de Mikasas. A por ellos,amigo.

 

Destacado

Míster cafeína

Aquel jueves de encierro primaveral, la alarma lo despertó con insolencia. Eran y 31 y por un momento pensó que llegaría tarde a Sorolla, a Atocha y al Retiro. Se relajó pensando que el que estaba en un retiro era él. Se iba a quedar quieto, pero la radio le cantó lo siguiente:

“¡Mira como floto, mira como vuelo, mira como floto, mira como vuelo!”. Se puso a bailar y le entró la risa pensando en que necesitaba eso, Miss Caffeina. Le dio por pensar y sufrió un bajoncillo . Una voz le decía “ayer estabas en pleno Atlas, en el Toubkal ,sintiéndote en lo más alto y hoy estás …”. Otra voz se impuso, la de la radio que gritó:

“¡Hay una voz, hay una voz dentro, dice que no dice, que lo siento!. Dice que no se rinde…”

Renovado , tomó la cafetera y dudó de nuevo al oír otro par de voces (el tipo parecía estar entre como un cencerro y como un sonajero con tanto politono en el coco, pero ahora les llaman coaches). Una, le decía con “Para Elisa” de Beethoven de fondo, “con leche leche leche está mejor, si es condensá café bombón, con leche leche leche está mejor si es condensá café bombón, cafe bombón ,café bombón, cafe bombón, café bombón…”La otra le decía “sin azucar es mejor, para ser corredor, ciclista, triatleta o entrenador, lo mejor es la dieta de una nutricionista, se llame Andrea, María, Ana, o la reina de la pista”.

Se tomó uno de cada y listo.

A media mañana, recibió unos dibujos, no entendía nada. No hacía más que recibir felicitaciones, mensajes, infantiles bendiciones, berenjenas y melocotones.

Se puso a cantar de nuevo “mira como floto mira como vuelo” y un vecino le dijo “no grites ,lelo” mientras él entrenaba a los tocinillos de cielo con desvelo y pensaba en ideas para la tarde estrujándose el cerebelo.

Se puso colorado y se hizo otro café, cortado.

Comió bien, mejor que en el desayuno, y decidió al fin celebrar sus 31. ¿Con cerveza Turia? No, negó con Furia. ¿Con Fartons y L´or Xata? Hoy no, ni de la Alboraya ni de Mislata. ¿Con un poco de street run? Mejor, con un entreno para sus followers, sus fans o amigos de Instagram.

Y cayó otro café, este solo (en casa).

Llegó la hora, fueron las seis ya sabéis y empezó el tipo a correr, a saltar, entre zancada y sentadilla, entre skipping y flexión diciendo en directo que de tanto café le subía la pulsación (pos claro, mátame camión). Decidió festejarnos con 31 juegos de acción, los juegos reunidos para sus haters, hizo fiestuki, a pesar de no estar con Haruki y cuando las espaldas sufrían calvario y algunos parecían dromedarios el crack pidió dinosaurios , hicimos el machacasaurio y terminó de entrenar el grupo en plan “El clan del oso cavernario”.

Felicidades Rubén, cada día estas más hermoso (risas enlatadas y celebraciones bien ganadas).

Gracias amigo.

Destacado

Minuto de gloria

En realidad no fue ni un minuto. Eran las 8 de la tarde y durante más de treinta segundos, al ir a echar el cierre de la tienda sentí los aplausos de los bloques de pisos aledaños y sobre el que se encuentra el centro donde trabajo. Cuando me di cuenta de que una parte de los mismos eran para nosotros, el tonto del cierre y mi compañera Paloma,que cobraba desaforada para terminar de apuntalar detalles,cuadrar y cerrar el turno, en nombre de todos los que estos días surtimos las despensas de la comunidad, no pude más que devolver el aplauso,emocionarme y despistarme. Me sacó de la ensoñación un tipo que:

Iba con otra personita (MAL), los dos pegaditos (PEOR), sin mascarilla ni guantes ni nada (UFFF) soltando exabruptos por el terrible pecado de no dejarle entrar porque decidió, tras diez horas abiertos, entrar a comprar con el cierre echado. “Para aplaudir si tienes tiempo”,me espetó. Tuve que contenerme para no decir ninguna barbaridad y solo le recordé a Michel en el mundial de Italia 90 con un “me lo merezco ” que dirigió al tipo al túnel de vestuarios.

Ese minuto incompleto de homenaje supo a mucho,a sentir que el esfuerzo sirve para algo y para alguien, a sentir recompensada tanta exposición y tener a los nuestros lejos,algunes incluido con familiares aislados y separados. Como le dije a una amiga en este mundo loco hemos pasado de la Internacional a Ken Follett,de ser parias a pilares de la tierra,y los momentos malos pasan a olvidarse.

Atrás quedan los choricillos expulsados que te amenazan,ya no con saber donde vives,sino con contagiarte el Covid19,el ir a poner una denuncia y que te manden a casa por “no ser asunto urgente a vida o muerte” sintiendo un desamparo que te hace añorar a Chuck Norris (pobre,también contagiado) o las poquísimas personas que te afean no tener la marca de leche o harina que necesitan,los huevos camperos que gustan preparar o la Coca-Cola Zero Sin Cafeina azúcar y turrón que buena diversión para hacer con ella un géiser de Mentos en su encierro obligado.

Os voy dejando que en un rato voy a trabajar, que no al matadero. De allí nos llegará un camión no apto para veganos con pollos,cerdos,terneros e incluso conejos pasados a cuchillo para vuestro consumo ,apto para ellos repleto de frutas y verduras y con un montón de alimentos fríos,congelados y procesados para alimentar cuerpo y alma. Estomago lleno, corazon contento. Seguimos adelante.

Destacado

Fredo

Si este es el tipo de juventud adulta que tenemos en este loco país estoy tranquilo. Contento. Muy ilusionado. Fredo es la típica persona que no necesita saber de futbol, levantar la voz,hacer chistes o ir de gracioso para hacerse querer.

Cuando Fredo avisó de que venía a la tienda a echar una mano preguntó si había ropa para él en el centro. Lo hizo para ahorrar tiempo. Llegó con su barba cuidada, su abrigo largo,sus zapatos brillantes,su traje…

Un minuto después era uno más. Se puso a cobrar. Se puso a reponer. Tiró la basura. Prensó el cartón . Ayudó a compañeras nuevas. Se puso a frentear. Trabajó más horas de las que correspondían. Tomó menos descanso del debido. Montó palés,los desmontó en tiempo récord y no paró de ofrecerse,de colaborar sin una mala cara,una sola duda o un solo atisbo de desdén, desprecio o escaqueo. Él, persona preparada que dio el difícil salto de tienda a oficina no ha perdido la humildad ni la chispa de quien compartió con nosotros su curiosidad,su afición musical y sus sueños siempre escuchando,con cariño,educación y respeto. Sé de más de uno y más de una que se alegra de haberle animado y haber acertado con sus esperanzas en él. Fredo es caballo ganador. Su disposición, esfuerzo y actitud es tan genuinamente generosa y altruista que debería ser ejemplo para todos.

En días tan duros como éste es un privilegio contar con gente como tú, Fredo.

Gracias compañero. Felicidades amigo.

Destacado

Las manualidades y yo.Trabajo mental

Viernes,día libre 2 de la semana 2 de la era pre-maratoniana. Metido ya completamente en harina (sea del cereal o legumbre que sea) y cumpliendo a rajatabla los planes de entrenamiento y nutrición marcados,comienzo a entender aquello de que cuando emprendes una misión semejante no solo es importante entrenar el cuerpo,sino que también hay que trabajar la mente.

A veces,la vida te pone retos inesperados,para otros absurdos pero para mí auténticos muros.

Día libre de trabajo y de entreno,solo tocaba practicar en la cocina. O al menos eso pensaba yo. Al despertar heredero 2 me pidió hacerle una nota para el cole y heredero 3 me abrazó ilusionado, “hoy vamos al taller de manualidades y al huerto del cole, papi”.

No supe qué cara poner.

Hay gente que no sabe usar el celo,el pegamento,las tijeras,los lápices de colores o la goma EVA. Aquí tenéis al número 1 mundial. En los concursos de torpes en trabajos manuales tienen una foto mía con un REWARD. Me rechazan siempre,no se aceptan profesionales.

Llegué al hall del colegio con las manos más sudadas que David Broncano hablando con Federer y con una botella de plástico vacía en la mano,la que debía convertir junto con un palo de escoba y una percha o alambre y con ayuda de heredero 3 en un molinillo. Mientras esperábamos a les niñes sentí algo de desasosiego.El plan era disimular hasta que llegara Gonzi,hijo ilusionado y auténtico McGyver de la familia,don heredado de su madre y su abuelo. Antes de eso nos dieron las instrucciones de montaje .Me parecieron sencillas de oír pero complicadisimas de ejecutar para un zote como yo.

Juntos padre e hijo el pobre sufrió un instante de inseguridad al verme y conocerme. No quedó más remedio que afrontar los hechos. Miré con el rabillo de ojo(si los globos oculares tienen eso), imité,copié y no pegué porque no había que hacerlo. Solo un error de cálculo de heredero 3 estuvo a punto de llevar al garete la operación. Pidieron una percha metálica de las de tintorería, un alambre fácil de deformar y el trajo una de acero de Fort Knox marca Acme. Un padre avezado pudo darle un corte,pero darle forma hubiera sido una proeza digna de la derrota de Thanos,así que el profesor nos consiguió otra percha y el molinillo tras esfuerzos herculeos y caras coloradas quedó Diéguez, pero resultón.

La foto,otro día, que el carrete se veló.

¡Con kilómetros 32 a mí, oiga!.

Semana premaratón

Hay semanas raras y luego ésta. Dicen los planes una cosa y la realidad te lleva a otra.

El calendario decía lo de siempre, trabajo,libranzas,casa ,colegio…todo controlado para seguir tus entrenos, comer lo que toca y descansar lo que se pueda.

De repente un curso de formación y un dorsal lo cambian todo.

El horario de clase te permite respetar el descanso pero resta tiempo para trotar. Aprovecho y duermo.

Las condiciones del mismo te obligan a comer fuera,ni tan mal y aprovechas para permitirte licencias como un pisto manchego con un huevo frito encima (olé esa proteína) y una tartita (al Orujo, no digo más).

De la necesidad se hace virtud y un cambio de turno en el trabajo me va a “obligar” a correr el domingo con menos descanso del pensado.

La carrera de diez kilómetros , planteada en mi caso para probar la prudencia , no volverme loco entre la multitud e ir más rápido de lo debido de cara a la maratón de siete días más tarde servirá de test para llevar el ritmo que quiero sin estar todo lo fresco que sería ideal.

A ver qué tal termina la semana. Esta siendo tan distinta a lo habitual que solo puedo verle ventajas. Y quiero.

Libro de batallas

Por mil motivos la formación on-line se ha impuesto con claridad a la presencial pero qué queréis que os diga,esta última ofrece cosas maravillosas.

Ahora podría venir una fatigosa enumeración de las ventajas de dicho tipo de enseñanzas y aprendizajes, pero esto no es un blog sobre educación sino unas letras de alguien aburrido en el metro que va a un curso con viejos conocidos.

Las clases teóricas y prácticas aportan conocimientos y capacidades que usar cuando llegue el momento pero los descansos son el meollo de la cuestión.

Allí personas cercanas y lejanas comparten inquietudes, preocupaciones, alegrías,penas e idénticos problemas sea cual sea la latitud y longitud de su puesto de trabajo.

Los distintos relatos agrandan una confianza que se inicia en lo malo común y termina en un sinfín de anécdotas sobre la flora y fauna de nuestro día a día, panoramas y paisajes que forman parte de universos comunes y a veces dispares que nos hacen sonreír,socarrones,y nos convencen de estar en una familia en la que como en todas hay de todo.

Sospecho que si lo que nos une no fuese una actividad remunerada el famoso libro de caras, el pajarito azul o la camarita con filtros se quedarían muy cortos para contener el libro de batallas que sería,en web o app nuestra red social y profesional en la que hay muchísimo más de lo que hay en redes.

Un dramático hablaría de ese extra como sangre ,sudor y lágrimas. Un veterano de todo eso con algunas risas,muchos abrazos y algo de nostalgia.

No soy el de Blade Runner pero he visto toneladas de cosas más cerca de Orión. Una pena que lo que pasa en el campo se quede en el campo,cotillas.

Quizá llegue un libro de batallas tras la jubilación aunque, según las últimas previsiones podrían quedarme casi treinta años para ello y eso que luzco canas. Material hay,os lo aseguro.

¿Porqué lo llaman tapering cuando debían llamarlo bandera blanca?

Mi cuerpo me conoce mejor que mi cabeza.

Ajeno por completo a las implicaciones de la palabra maratón, cuando alguien me hablaba de su preparación y el tapering comprendía perfectamente la idea. Tras tanta carga el cuerpo imaginaba necesitaba un alivio, dejar de hacer el burro en cantidad para hacerlo en calidad, menos tiempo en el asfalto o la tierra y mejor empleado y más tiempo con los tuyos ,recuperando y rearmando el sistema.

Cuando te metes de lleno en la locura ésta parece que el cuerpo te pide más y más y más,pero hay vida más allá de Filipides y no la hay tras la muerte y mi cuerpo, más fino y también más listo que yo  activó la notificación del tapering.

La novena semana de preparación para la maratón de Ciudad Real requirió unos ajustes en la planificación. La tirada larga tuvo que pasar por motivos meteorológicos y logísticos al sábado. Cuadrar trabajo y entreno no siempre es fácil y hacer el domingo una crónica del partido del Rayo en condiciones,correr más de dos horas y trabajar más de ocho en un mismo día,el quinto del turno con un día libre detrás y cuatro de trabajo tras él me pareció una locura. Además la previsión daba lluvia por lo que ese día saldría pero haría otra cosa.

El sábado comenzaba saliendo del trabajo, entrando en la cama a la 1 y levantándome a las 8. Respeté al límite las horas de sueño ,pero un recado se alargó y comencé a trotar tarde,sobre las 10:30. Estaba cansado y cumplí la tarea sin brillo ni sobresaltos,pero eran las 12:50 y tocaba preparar la comida,ducharse e ir al curro sobre las 2.

Eran las 4 y ya me había bebido un litro de agua y otro de isotónica. Me sentía algo apagado pero aguanté bien el día,mejor de lo esperable.

Al día siguiente el cielo y mi nariz estallaron. El de arriba arreció tormenta y mi tocha una lluvia de mocos fina pero incesante hasta el momento presente.

Mi cuerpo sacó la bandera blanca, le dió a la mente un mensaje claro,dame el día libre que aún queda lo mejor.

Empiezo la semana 10 con el día libre que tocaba según el calendario y ya me siento mejor. Los mocos van remitiendo y creo que empezaré el tapering con las ganas de siempre y el cuerpo listo para entrenar.

No se puede llegar a todo y el cuerpo necesita cariño. Mucho.

42 kilómetros y 600 noches

Lo nuestro duró lo que estuvimos preparando juntos la Gran Maratón,luego frustración,de surgir la tremenda pandemia en esta ocasión.

Pensamos que era un hasta pronto, pronto fue un hasta luego y para algunos luego un hasta siempre.

Para otros,en paz descansen fue un hasta nunca, así que los lamentos propios cesaron,los cuidados y la responsabilidad crecieron y las zapatillas de colorines terminaron saliendo del armario y poblando las calles de nuevo,con timidez, distancia de seguridad y mascarilla en cara.

Volvieron,volvimos.

Los cuatro mosqueteros de Eli superaron las 600 noches y anhelan hacer lo mismo con los 42 kilómetros y su propinilla que correrán mañana.

Mientras ella sonríe desde la playa de una isla afortunada con un ronmiel (sin alcohol si fuera posible) en la mano sus soldados comen pasta y cenan preocupación.

Patri, sonrisa eterna, objetivo de los mejores flashes y siempre positiva se consagrará del todo como Mapoma Runner.

Gonzalo luchará como nunca para obtener su primera medalla como padre consolidada esa categoría.

Antonio,padre con nivel EuroDisney ,categoría docente y lleno de jugadas de baloncesto en su carpeta y su cabeza intentará demostrar su maestría en el asfalto de los Madriles.

Jesús corre dopado. Su energía se la da correr con un bebé de menos de un mes no bajo el brazo, bestias,sino en sus piernas, en su cabeza y en su corazón. Solo espero que no se lie y cambie geles por biberones.

Quien escribe estas líneas es el quinto pasajero de este viaje que nació sorpresivamente en Valencia e inesperadamente se atascó también allí.

Mi segunda oportunidad tendrá que esperar un mes. Una mancha se quita con otra y este Quijote que dio la maratón por perdida podrá ganarla en Ciudad Real,en la Mancha, donde vi por última vez a mi segunda madre o abuela y en cuyo recuerdo y honor superaré el muro.

Lo conseguiréis,amigos gracias a vuestra “Vida saludable”😜🤦🤣.

Mucha mierda compañeros.

Abrazo de meta.

A la fuerza

¿Qué es lo mejor que te puede ocurrir en las semanas cruciales de preparación de una maratón?

Una colonoscopia. ¿Esta no la visteis venir, eh?

Estás on fire, asimilando los entrenos,sin molestias, adaptado a los horarios y cumpliendo los ritmos, acercándote al peso ideal y pleno de confianza cuando te llega esta prueba,indicada por precaución hace meses ante un problemilla puntual aparentemente superado.

Reorganizas tu plan cuando entiendes que el día la prueba,jueves, debes descansar.

Luego lees las prescripciones de cara a la prueba y ves que tendrás que tomártelo con calma si no quieres caer redondo en cualquier parque.

Un ratito el martes, quizás,te dices. Suave,sin forzar,unos kilómetros de nada. Estas decidido,pero por suerte se pone a llover y aprovechas para ejercitar la fuerza en casa.

Soldado al plan veo un claro en el cielo y me calzo las zapatillas. Mi media naranja, muy hábil me dice que salga con Ari a trotar.

Los dos sabemos que debe salir, que ella es de más de sprint que de fondo y que no debo hacer locuras así que acepto resignado la derrota.

Ari pesa menos de cinco kilos ,es pequeñita pero fibrosa y en pleno chispeo me concede cinco minutos de gloria. Me dejo llevar por ella y disfruto de su sorprendente velocidad hasta que frena,ahogada y trotamos hasta que recupera el resuello.

Su cansancio me conmueve y llegamos a casa justo en el momento en el que nace una tormenta.

Va a tocar tener paciencia. Lo siento por vosotros pero estoy deseando que mañana llueva hasta hacerme imposible salir.

Aprovecharemos para seguir con la fuerza.

Nunca pensé que me fuera a ser tan difícil parar unos días.

Allí estaban

En las casas modestas se hace de la necesidad virtud, de la carencia ingenio y de lo que se tiene oro.

Cuando un mileurista prepara una maratón, la primera,pleno de ilusión pero sin apenas recursos un mal aire puede devenir en huracán o ciclogénesis explosiva.

Así puestos, los ahorros de varios meses terminan en tus pies, lo que sacas en una quincena va a tus piernas y el plan nutricional se hace a base de pasar hambre, leer mucho y comprar alimentos sanos buscando la oferta.

Nada de esto te garantiza el éxito. Es más,puede ocurrir que tu mejor inversión se convierta en preocupación y cause una crisis.

Optimistas enfermizos y coaches de cuarta dicen que las crisis deben y pueden convertirse en oportunidades. A la fuerza ahorcan, en este caso puede que tengan razón.

Tras el subidón que supone correr más de dos horas por un terreno duro y respetar el plan de entrenamiento sin sufrir demasiado descubrí que no era oro todo lo que relucía.

Con la primera dosis de agujetas en el paseo de recuperación noté un ruido raro.

Quizá no fue la mejor idea posible menear mis resultonas zapatillas asfalteras por el Cerro Garabitas de la Casa de Campo.

En otro momento no me hubiese preocupado,pero buscando aquel ultrasonido encontré su explicación en mi suela. Un trocito de la misma se había levantado y las neuras no tardaron en aparecer.

El desgaste era evidente. Ni la zapatilla era el modelo más resistente ni por mi cabeza pasaba que fuera a preparar y correr una maratón este año.

Le di mil vueltas al tema y no veía la solución. Busqué modelos de zapatillas que me hicieran un apaño en condiciones pero la economía de una familia numerosa en septiembre es exigua y no me sentía con fuerzas de quebrantarla “por capricho”.

Me hice ilusiones al ver unas con muy buena pinta y accesibles haciendo un esfuerzo pero al leer sobre ellas vi que no eran lo mejor para mí.

Resignado, miré al zapatero y vi unas zapatillas que había olvidado,ingrato.

Eran las que me regaló una buena amiga divertida con mi desfachatez.

Con ellas había realizado mis mayores “hazañas” atléticas y como premio decidí en su momento no castigarlas más y guardarlas,desgastadas pero no demasiado y muy bonitas, para su lucimiento en paseos y días de recados .

Por mi mente pasó un ” ¿y si…?” y decidí,apretado por las circunstancias practicar un aquí te pillo aquí te mato.

Los veinte minutos de calentamiento fueron una idiotez tras otra en mi cabeza. “Ten cuidao como pisas no te hagas daño” ,”parecen más lentas que las otras” ,”¡qué sensación más rara!” “Ha estado bien pero las vuelvo a guardar”,”segundas partes nunca fueron buenas”,”las llamaré las Team Grizzi”, son algunos ejemplos.

Con la carbonilla quitada comenzamos a correr. Tocaban cinco “miles” a ritmo de carrera.

El primero,repleto de miedos fue un paseo. Miré el reloj y era el ritmo adecuado,incluso algo más rápido de lo pensado ¡Uy!.

El segundo,animado, fue también muy cómodo pero algo más rápido. ¡Ay!

El tercero, contenido en plan “no te pases”pero alegre fue un “no me lo puedo creer”.

El cuarto modo “allegro ma non troppo” fue tan fácil que no podía dejar de mirar el reloj . ¡Oy!.

El último fue un “¡Qué demonios” que ni la cuestecilla camino del Puente de Segovia ni el mismo lugar lleno de guiris ni la bajadita aflojando por el lado de “La Riviera” pudieron frenar.

La sensación de incredulidad y estupidez iba en aumento. ¿Quién iba a pensar que una zapatilla domada a mi medida, con algo de desgaste pero todavía con buenas prestaciones y con las que corrí más de veinte kilómetros al ritmo de la última serie me iba a dar tan resultado? 🤦.

Debió ser aquello o el paseíto que dí por el Paseo de la Virgen del Puerto viendo los carteles de venta de pisos en el cementerio y antigua pradera india pero se me metió algo en el ojo.

Bajé por Vallejo Nájera dirección Pirámides y la amable dependienta de una pastelería con terraza me ofreció un “Manolito”.

No salía de mi asombro y al levantar la vista llegué a la estación de tren, entré y rememoré el sabor de las esperas tras partido, el subidón de las victorias y el lamento que hoy no cabía de las derrotas.

Podréis decir que hacer una maratón así es de “Quijote” . Justo. Mi carrera se llama “Quijote Maratón”.

Las zapatillas de mis” highlights” se han ganado una oportunidad. Allí estaban.

Empieza igual pero no es lo mismo

Tomar distancia antes de afrontarla.

Estás tan metido en preparar el hito vital que es una maratón que entrenas , comes y hasta trabajas con la cita con Filipides en la mente.

Tal es así que te descubres tomando colágeno para la rodillas o cosas raras para desayunar.

Terminaba el primer mes de preparación y se presentó la oportunidad de hacer un “descanso”.

Aún así, adelanté la tirada larga de la semana y probé para desayunar algo que había leído.

El porridge es un plato…distinto. Unas gachas de avena que puedes alegrar con frutos secos,frutas,que sé yo.

La tomé caliente y llenó tanto que tuve que esperar más de tres horas para poder correr .

Cumplidas las tareas me dispuse a disfrutar del descanso.

Para no caer pesado os diré que cambié las calles madrileñas de agosto por el Pantano de San Juan, el salteado de verduras con quinoa por una buena barbacoa con sus cervecitas y el porridge sabatino por unas porras con chocolate domingueras.

Los dos kilos que perdí en la semana seguro los habré recuperado,pero la carga de pilas que supone el descanso,el relax y olvidarse del estrés por un par de días no tienen precio.

Se viene septiembre pero estamos preparados. Adelante.

Somatizando

Siempre tuve muy mal perder y los Juegos Olímpicos son cada cuatro años la perfecta excusa para demostrarlo.

Tras cinco años deseando que llegara el momento de ver todas las modalidades posibles, me encanta hacerlo,caigo en la cuenta de que el deporte,como la vida,es una sucesión de derrotas con alguna victoria y harto de rabiar sin medida y somatizar o convertir el trastorno psíquico en dolor físico he pensado en darle una oportunidad o una vuelta como dicen ahora e intentar racionalizarlo.

Puedo hablar de mis selecciones favoritas,las de baloncesto,tanto masculino como femenino que son las que junto al balonmano y al waterpolo mejor han mantenido el fuego de Barcelona 92.

Lo hago porque criticar que un tiradore, regatista, piragüista, nadadore, judoka o de cualquier otro deportista a quien no hago cara durante cuatro años porque no consigue ser medallista olímpico me provoca vergüenza propia, alguna vez lo he hecho pleno de desconocimiento.

En cuanto al deporte de la canasta estamos tan acostumbrados al caviar,las angulas y el jamón pata negra que en cuanto sale una veta con poco o demasiado tocino tendemos a ponernos exquisitos y estas mujeres y hombres nos han dado tantas alegrías que me siento fatal. Si nos remitimos a los hechos el caso es que en cuanto a ellos una derrota y un golpe de mala suerte nos dejaron sin medalla.

Jugar contra Eslovenia es para un cuarentón como jugar contra la Jugoplastika de Kukoc y Radja,pero con estos dos convertidos en uno, Luka Doncic. El tipo condiciona tanto el juego que se hizo lo que se debía que era minimizarlo lo posible pero los Perasovic, Ivanovic o Tabak eslovenos salvaron la papeleta en un partido de cara o cruz.

Jugar contra Estados Unidos tras un sorteo malévolo fue lo peor para el veterano equipo español, un equipo a años luz del entendimiento y lectura del juego de los norteamericanos de antaño pero físicamente portentoso e individualmente talentoso y rápido que hacía inviable el mejor desempeño de los Gasol, pilares hasta ahora,uno u otro del equipo y necesaria la frescura de hombre como Llull,Rudy o El Chacho, físicamente castigados. Ricky Rubio, rápido y en plenitud con una mejora en el tiro modo MVP nos mantuvo a flote.

Se compitió en ambos casos lo mejor que se pudo y se cayó con honor .

En cuanto a ellas fue admirable como el equipo superó el cúmulo de desgracias que fue el europeo en casa y recuperó el nivel medalla que nos tenía mal acostumbrados.

Llegados al cruce de cuartos de final tocó mal día y el equipo remó sin desmayo ante Francia.

¿Que no entraba una sola bandeja bajo la cesta? Se seguía sufriendo atrás, ¿que los tiros liberados los escupía el aro? se peleaba cada balón y no se dejaba de intentar.

Fruto de ese esfuerzo y de una mejor racha en el tiro llegó un igualado final ante Francia pero simplemente no era el día y a la mejor tiradora española en el campeonato se le escapó el balón mientras pensaba en el tiro. El balón del empate a la desesperada se quedó corto tras haberse recobrado de una torcedura de tobillo en el mismo partido.

Es duro perder y la cara de idiota que se te queda pero es mejor recordar que a este nivel se gana o se pierde por una décima de segundo, un centímetro o por una pizca de suerte me hace ver que el nivel del deportista español en deportes con menos apoyo que este en relación a lo que se invierte y promociona es altísimo y con un poquito de cuidado y atención más pasaría de ser nivel diploma a ser nivel medalla.

Orgulloso de nuestros deportistes, ahora y sobre todo durante los ciclos olímpicos en los que trabajan fuera del foco y si no mirad por ejemplo a nuestros atletas que nos están dando mil motivos de alegría en el estadio olímpico.

Las lágrimas de Adriana

En mi casa un sábado cualquiera de julio después de comer sería de siesta para unos y encierro en habitaciones para otros.

Hoy no era un sábado cualquiera,no.

Mis hijos ya sienten la tensión,o como diría algún comentarista deportivo de mi gusto “el picorcillo”.

Se acerca el momento de decidir qué hacer,si no con su vida con sus estudios y no lo dicen,centrados en disfrutar de ser jóvenes y dejarse los cuernos de septiembre a junio.

No nos cuentan que están hartos de que les digan que son unos inconscientes o unos idiotas digitales y de ver un futuro oscurísimo que no paramos de pintarles mientras los que deciden  no hacen nada para mejorar su panorama.

Hoy en casa ha ocurrido algo excepcional. He sentido el brillo de sus miradas dirigirse hacia la caja ahora inteligente. Torpe,lo he identificado con la posibilidad de un logro deportivo de una deportista patria. La tristeza final ante la derrota de Adriana Cerezo en la final de Taekwondo en su categoría y el orgullo ante su reacción humana, noble y deportiva me ha llevado a entenderlo.

Ver a una chica de su edad salir a combatir contra leyendas olímpicas con la sonrisa de quién disfruta haciendo lo que le gusta,con una seguridad,confianza en sí misma y una audacia tremenda en una final olímpica los ha hecho emocionarse y sentir que todo es posible para una generación con todo por hacer y nada que perder .

Ver que no se conformaba con una medalla sino que iba a por todas los ha hecho subir la autoestima ante el futuro.

Ya sus padres perdimos casi todo concentrados en nuestros ombligos mientras que nuestros mayores,y los bancos,no dan crédito.

Mas personas como Adriana ,por favor. Nos dan la vida.

Cosas que hacer cuando estás de vacaciones…en junio

Es sorprendente la cantidad de cosas que uno puede hacer estando de asueto al final de la primavera. Cómo no quiero aburrir a nadie haciendo una exhaustiva enumeración de actividades os contaré la más divertida que hay.

¿Cine de verano? ¡Todavía no!

¿Playita y chiringuito? Colegio aún.

¿Escapadita de finde? No hay parné.

En fin. Lo más emocionante que puedes hacer un segundo martes de junio es ir a pagar el seguro escolar.

Por la módica cantidad de 1,12€ tendrás una montaña rusa se emociones,no faltan de ningún tipo, desde al duda al nerviosismo pasando la indignación,la perplejidad,la retranca,el agradecimiento y el alivio.

Si en lugar de 1,12€ tienes que pagar 2,24€, doble emoción.

Con mas de una semana de antelación decidí afrontar el pago de los seguros escolares de mis dos bachilleres,el primerizo y la segundera.

Se hacía necesario afrontar el ingreso o transferencia de tremendo monto en una cuenta del Banco Santander.

Como quiera que uno solo malgasta su dinero en lo que le da la gana decidí que teniendo una oficina a cinco minutos de casa no pagaría una comisión superior al importe de las transacciones ni por asomo.

Tras dejar al pequeño en la escuela acudí presto a tal oficina en la que, a más de veinte minutos de la hora de apertura ya había una docena de personas haciendo cola.

“Paciencia” me dije, “estás de vacaciones”.

Las esperas me matan. No es un tema de prisas,es un tema de dudas. ¿ Y si tenía que hacer dos copias de la hoja para que se queden una? ¿Y si se quedan la hoja y yo sin justificante?

Tras un momento de sudores fríos el establecimiento se abrió y la cola se despejó con mas rapidez de la que aconsejarían las distancias se seguridad y demás zarandajas virulentas.

Si, establecimiento. Aquello no es una oficina bancaría, es un store perfectamente ideado para su público objetivo. Todo lleno de pantallitas y silloncitos para un cliente mayoritario de la tercera edad o poco acceso a internet por obvios motivos en un barrio como Vallecas.

El caso es que la persona que dirigía el tráfico me frenó en seco indicando que el pago debía hacerlo en cajero automático. Yo insistí aludiendo que necesitaba el sello en la hoja pero la recepcionista sonrió,me dijo que tomara el ticket y esperara,pero que en caja no me atenderían.

Rendido pregunté a la empleada si podría pagar en el cajero con monedas y su respuesta fue un no claro,de los que te mandan desde el banco a un bar a pedir cambio inaudito, dar monedas por billetes para poder pagar en una maquinita que  sí da cambio en monedas.

Una vez armado con el billete me enfrenté a una pantalla táctil más dura que un partido contra Rafa Nadal en la Philippe Chatrier.

Conseguí ganar el primer set,pero la dichosa machine me lanzó el resto al cuerpo, una tonelada de monedas que impedían pagar los segundos 1,12€.

Con los ojos inyectados en lacrimógena sangre entré de nuevo, pedí socorro a la recepcionista y la pobre,por una vez empática,que no se entere nadie,me cambió cinco cobres por un billete de 5€ que me pareció oro.

Salí de allí presto con mis justificantes rogando a Dios que no se me volaran hasta entrar en el billetero y ser grapados en casa con la hoja del pago ,mareado pero feliz de haber superado las doce pruebas de Astérix.

Escribiendo esto acabo de caer en la cuenta de que la tinta de los tickets es térmica y se puede borrar. No veo el momento de llegar a casa y sacar una foto y una fotocopia por si las moscas.

¡Qué experiencia, oye!