Destacado

Historias del parque

Este año toca terminar las vacaciones en el Parque de Atracciones de Madrid. Digo toca porque  mi escaso amor por la adrenalina me convierte en mochilero profesional y asiduo usuario de la zona infantil .

Atrás quedan aquellos años en los que acudimos con los amiguetes y en manada osaban unos subir a todas las atracciones y otros disfrutaban de placenteras charlas con amigas de prudencia y paz.

Todos tenemos un pasado y es hora de desenmascarar a gente en la actualidad defiende la mesura y las normas de convivencia.

Me cuenta un pajarito que un buen amigo , corredor pero no runner,amante de Bono pero no del PSOE y residente en el pueblo vecino a Valdemoro hizo pasar un mal rato a mi paciente hermana.

Estaba ella en calurosa espera y el susodicho se percató de su presencia.Estaba en primera fila por lo que,ante la indignación general la invitó a colarse a grito «pelao».

La pobre aguantó la compostura y evitó un linchamiento seguro.

La cosa no acabó mal pues años mas tarde aquel imprudente chaval se convirtió en padrino de la hija de mi juiciosa hermana.

 

Anuncios

Un viaje por el tiempo y la historia (la mía)

El viaje comenzó hace más de tres lustros. Se requerían unos zapatos matadores,un polo de colores,unos pantalones con muchos bolsillos,una gorra y muchísimas ganas.

Con la bendición del Cardenal Herrera Oria llegó la primera prueba, escalar el Cerro Minguete .Una vez coronado , hicimos camino por una avenida hasta Brasil donde me estrené en el noble arte de tirar botellas de vidrio de zumo delante de señores trajeados que supervisaban nuestra aventura. Tras el verano carioca llegó el recogimiento y Sor Ángela de la Cruz me acogió en su claustro. Allí tuve tiempo para leer a Juan Ramón Jiménez y conocer a Pablo Iglesias. Una vez formado en literatura, política y teología acudí al Doctor Vallejo Nágera para aprender de medicina y arte, mostrándome el jardín de las Delicias. Luego conocí a María Rosa Gastón de Iriarte Navarrete y tuve una relación de cinco años con ella. La Condesa de Venadito y yo decidimos separar nuestros destinos y para tomar distancia  con la realeza viajé lejos del mundanal ruido, a Arroyoculebro y Fuenlabrada. De vuelta a la ciudad fui asesor de Leopoldo O´Donnell durante un tiempo hasta que pasé por el quirófano para curar mis males. Luego ví como a Clara del Rey Calvo le dió el cañón de frente en mayo de 1808, me retiré a Fuencarral y más tarde disfrute de la paz y buen clima de la Bahía de Gando, llamado por su carácter monárquico Los Coronales. Me enrollé de nuevo con la Condesa pero fue muy corto y ahora, en plena fiebre del running me han dicho algo de un Parque Corredor y me he establecido en Torrejón.

Este viaje no ha terminado. Gracias a todos por haberme acompañado en él.

Marcas blancas

Se sufre,si. Estás trabajando en un súper,es domingo y tu Rayo juega a 300 metros de casa. No puedes ver qué ocurre, ni saberlo y te reconcome por dentro. Cuando te convences de que lo verás sin spoiler,en casa y de madrugada llega un cliente y te dice que qué mala suerte,que lo hemos vuelto a tener en la mano y que vaya equipo ese amarillo de marca Hacen… mejor no hacer publicidad que son la competencia (en todos los sentidos) .

El hecho es que cuando he podido al fin verlo me he dado cuenta de que ha sido como un dia en el súper. Primero hubo un silencio sepulcral (el rayismo te quiere, Jorge), nada oficial.Luego el ambiente empezó frio hasta que los clientes aparecieron y llegó a la caja un producto en LANZAMIENTO que batió al producto NOVEDAD.

El gol de Samu,¿qué tendrán estos de amarillo con los Samus?, obligó a los de la franja a hacer lo mismo que yo con la tienda vacia, reponerse, y cuando se veían huecos en las estanterías apareció nuestro producto ESTRELLA Raúl de Tomás para empatar el choque antes del descanso u hora del bocata.

De vuelta, aquello se convirtió en un devenir de clientes preguntando por la portería (calidad/precio,lo mejor del fútbol) hasta que alguien la encontró en lo que parecía un producto VENCEDOR. Otra vez Álvaro García,atento al rechace de Asenjo ,salía y marcaba a la primera. Empezábamos a ver cerca al fin la victoria, pero Sansone entró como producto GANCHO y a él se agarró el Villarreal para empatar cruzando el balón y nuestra cara como un bofetón de realidad en plan hoja de reclamación.

Pudo redimirse Abdou con una ocasión postrera,pero su remate fue un producto PERDEDOR y la grada se fue a casa con un Ba.

El empate no sabe a nada,tiene el regusto de haber visto a dos equipos que tienen un buen envase pero que no pasan de ser marcas blancas.

La reina maga (y su equipo de co-workers)

La verdad es que me extrañó. Llegué en plena madrugada de trabajar, llenar el depósito de gasolina y seguir contaminando un rato hasta encontrar aparcamiento y allí estaban mi mujer y mi hija viendo la tele. Encontré la explicación en que hoy es día festivo en Madrid y luego podrían dar rienda suelta a una de sus mayores pasiones, dormir. Allí las dejé, viendo esa emisión más tóxica que el tema de Britney Spears y metiéndome en la cama como un tocho de folios en un blister de plástico, arrugándome y doblándome hasta terminar encontrando la posición correcta.

Me levanté con mil dolores pequeños y encontré en mi salón un OVSI (objeto volador si identificado).

Pensé en aquellos años en que mi salón parecía un trastero lleno de regalos el día señalado, en aquel tiempo en que los Reyes Magos no habían tenido que priorizar invirtiendo en presentes para los mas pequeños y advirtiendo la edad a los mayores con zapatillas de felpa, ropa interior y de dormir (se sabe que la juventud actual va siempre sin piyama).

Me alegré de ver esa caja con una A minúscula enorme parecida a las de imprenta que mi seño me obligó a cambiar en el cole, de abrirla, de no ver una indirecta sobre mi peso sino un estímulo para correr, de palpar algo bonito y práctico a la vez y de sentir que estas son ,como las letras de ahora,mis auténticas garabatas.

Voy a disfrutarlas mucho , reina maga. Te pasaré los datos de las co-workers que han colaborado en este precioso momento aunque la adulta casi se acaba el anís.

Un beso,bonica,y gracias. Siempre.

Desde Calcuta a Madrid

Esa chica no sabía lo que iba a conseguir. Cuidaba a su criatura haciendo un masaje armonioso, cariñoso, maravilloso. El tiempo ni siquiera se movía en las calles de Calcuta cuando aquel médico de apellido Leboyer, pero al que los de mente sucia seguro llamaron “Le voyeur”, vió a la mujer consiguiendo un efecto maravilloso en su retoño estimulando el primer sentido que los bebés viven, el tacto. El canijo estaba relajado, cómodo, contento, seguro, feliz en manos de Shantala…

Habíamos tenido suerte. Mientras Gisella llevaba a Paola en su marsupio (siempre fuimos algo colgados) se terminaba de construir una guardería enfrente de casa. Al segundo intento conseguimos plaza para ella y un año después para su hermano Jorge. Nuestra preocupación de padres primerizos, inseguros,  ilusionados y algo inconscientes cayó en el lugar adecuado. Nos topamos con un grupo de personas extraordinarias, con un cariño loco por los niños, un amor inconsciente sobre todo lo que hacían y una empatía que no se estila con el heterogéneo, multiracial, multicultural, multireligioso y multi todo lo que se os ocurra grupo de madres, padres, niños, niñas y niñes que convivieron allí día a día con una paciencia digna de admiración y una locura digna de elogio.

Allí mi hijo Jorge tuvo su primer “amor”. María fue su profe, su cuidadora, su amiga, su hermana, su novia y su socia en todas las cosas que aprendió, que emprendió y que perpetró, como algún baile que por ahí estará grabado.

Nos entregó unas criaturas así

 

 

y hoy día son algo como esto

Solo puedo decirte gracias, celebrar que cae algún año más haciendo seguro mejores a muchos seres aún pequeñitos y desear que sigas haciéndolo con tu luz, tu caradura y ese carácter  divertido y fuerte que siempre tuviste.

Un beso grande y hasta pronto, Shantala.

 

 

El uso adecuado

La última inversión que hice en mis pies fueron unas zapatillas para correr (el cacharro para eliminar las durezas y demás fatalidades no cuenta, era de marca blanca). Escuché sugerencias y directrices de todo tipo, muchas de ellas contradictorias entre sí ,pero todos sin excepción me dijeron lo mismo. “No las uses para caminar“. Escogí unas que me gustaron al leer no sé qué de Guidance Line (Eli, mi talla es 43.5 , espero ilusionado un par). Es un surco en la suela, una línea de talón a punta de que al parecer sirve para concentrar el centro de presión de la pisada y evitar desequilibrios. Vamos, lo ideal para un “desquilibrao y atonlodrao” como yo.

Todavía me duran (las Asics Nimbus 19,preciso,  que si no no me mandan el par nuevo 😉 Corro tan poco que aún no las he amortizado , pero son tan bonitas, postureras y sobre todo cómodas que hoy me decidí a salir con ellas así, a lo loco, a hacer vida normal. Atento a que mi perrita no cruzase la carretera, no ladrara a la mascota equivocada o no dejase un regalo en un lugar impropio de nuestros modales descubrí porque, en contra de la opinión del runner promedio, las Asics Nimbus 19 son ideales para caminar (me voy despidiendo del par gratis).

En una distracción sentí bajo mis pies algo más blandito que el Gel de la marca nipona y que olía peor. Levanté mi suela derecha y descubrí una nueva utilidad de la ya famosa Guidance Line (vete apuntando Eli para el departamento del I+D+I). En los cuatro o cinco pasos dados hasta encontrar un lugar libre de miradas jocosas ,el surco maravilla había repartido de modo definitivamente uniforme el resultado de la necesidad perruna. Es muy práctico , de veras. Evitas el deterioro del entorno urbano, no ensucias bordillos, no exterminas la pequeña flora interior de los alcorques, ya me entendeis, no hace falta que siga con esta mier…paro.

Ya en casa mantienes el decoro, entras al baño a la velocidad de Kawauchi en la meta de Boston para evitar la sorna marital y con una sencilla operación que no detallaré vuelves a ver el nombre de la tecnología en tu suela.

Una auténtica maravilla. Ahora puedo correr con ellas y caminar sin preocuparme de incumplir las sagradas escrituras del corredor de pro. Estoy encantado.

 

Nada que ver

Conoces la ciudad,te alojas en Times Square y has cruzado tantas veces la meta que el recorrido no guarda secretos para ti.

Quieres pensar como los habitantes de la gran manzana pero no puedes. Has notado las vibraciones del Madison con esas noches de John Sparks o Latrell Sprewell,mas canallas y molonas con los Knicks que Pat Ewing,sin duda. Tus lecciones de patinaje influencial también se han visto en el Garden en algún partido de los Rangers de la NHL.

Seguro que al pasar por el Brooklyn Stadium has olido a baloncesto,pero los Nets en NY son como el Granada 74 o el Ucam Murcia,no son el original (y además tú eres del 73). Al ver de cerca el Yankee Stadium has soñado con lanzar o golpear la bola como Mantle,Ruth o DiMaggio o fallar un poco y rozar con el “jonron” determinado palco. Tambien has pensado que tener al guaje Villa jugando en ese campo es un desperdicio, pudiendo acabar su carrera en un lugar tan acogedor como nuestro propio Central Park.

A estas horas estarás dejando alto el pabellón de la franja, orgulloso ,algo cansado y feliz de haber ayudado a cumplir el sueño de muchos de imitar a Filipides en una de las mecas del maratón. Estarás algo triste de no haber podido acompañar a los tuyos en lo que estuvo cerca de ser una fiesta y terminó en funeral. Porque el Madison Square Garden es una pasada, el Yankee Stadium un templo,y el Barclays es digno de los Nets,pero ese estadio enfermo de desidia institucional, desprecio presidencial y en tratamiento gracias a su afición y a algun loco influencer que corre entre otros no tiene parangón.

Porque muchos neoyorquinos leerán el nombre que reza tu camiseta,se preguntarán si ese Rayo rojo del escudo es un homenaje a Flash Gordon y tú les hablarás de la emoción de ver el partido cerquita de la cancha, de conocerse casi todos, de que no hace falta ganar siempre pero no estaría mal hacerlo de vez en cuando y de lo que se disfruta si no matando gigantes al menos asustandolos, desatando sus botas de colores para desnudar unos pies de barro y representando de vez en cuando un David VS Goliath.

Ellos te envidiarán, te ofrecerán a cambio de una localidad en Vallecas entradas de pista en el MSG para el domingo contra los Magic con macarons y estancia pagada en tu Novotel pero tú dirás que no, que tienes ganas de ver a tu Rayo y que tu asiento es tuyo,con su caca de paloma incorporada.

Porque Vallecas y la franja son otra historia. Nada que ver.

¿Transpiración o inspiración?

Llevo días cansado, sin ganas de escribir. Pienso en si la transpiración ha podido a la inspiración. Hay casos en los que parece que sí. Es una pena en algunos y una liberación en otros. En el caso de Isi, eterno utillero y sempiterno rayista, las dos opciones son correctas. Hubo años en que le veía por Martínez de la Riva con la cabeza pelín gacha y no me lo explicaba. Vivir ese ambiente de fútbol me parecía mágico. Luego buscaba la plantilla del Rayo y entendía el porqué. Podía cruzarme con más de un jugador y no sabía quién era. Todos eran gente de paso y al Rayo le habíamos perdido eso, el paso.

Isi ha estado en las duras, las maduras y las pasadas. Ha estado como Goya, en Burdeos (aunque él haya trabajado con Velázquez). En Andorra , por Fortuna, seguro que cayó alguna cajetilla. En Moscú conoció la otra, y aunque no sea lo mismo, conocer dos plazas rojas debe ser una pasada, En Noruega rompió el Molde y en Viborg, con la lluvia estuvo a punto de darse una auténtica galleta danesa.

Desde que dejó vías y trenes hasta que ahora deja balones y redes han pasado muchas cosas. Las botas han dejado de ser negras, los balones de ser blancos y los árbitros han dejado de poner hielo encima de sus ojos para congelar la imagen, como los de Lepe y tienen su propio sistema de arbitraje.

Este hombre ha visto al Rayo ganar en el Camp Nou, el Bernabéu y el Calderón entre otros, pero también caer en Lanzarote con el Orientación Marítima o perder un ascenso en Ipurua cuando el Eibar era también un modesto en la B.

Este señor supo que Michel sería un ídolo en el club al que, prácticamente llegaron juntos, y se convertiría en nuestro mayor lírico (aunque él fuera más de prosa y de Quevedo, José María)

Aunque haya estado cansado, Isi ha sido inspiración. Cuando he colgado la colada he recordado Vallecas convertido en tendedero (no eres del Rayo si no has visto camisetas tendidas cerquita del césped). Cuando recuerdo mis Adidas F200, las primeras botas de fútbol que tuve, me he imaginado a Isi haciendo el milagro de cambiar los tacos de más de un tuercebotas convirtiéndolos en peloteros dignos de la franja.

Ha sido un placer verte por la banda. Te veremos en la grada. ¡ Que te vaya bonito!

El escalofrío

Hoy es un día perfecto para decir esto. Los escalofríos que uno siente con los años también cambian. Cuando eres niño suelen ser así

Cuando empiezas a salir te crees tan fuerte que solo un beso te provoca esa sensación.

Te haces adulto ,y en tu primer empleo quieres cumplir y estar atento pero las hormonas están ahí e imágenes evocadoras provocan un efecto escalofriante.

Pasan los años y formada una familia recuerdas tiempos, compañeros y amigos pasados.

Siento el escalofrío al ver a mi amiga. Estuvo enferma, pero no derrotada, está cambiada a mejor y como no, sale victoriosa.

Me invade otro,de orgullo, el de la fuerza que ya me gustaría tener,esa personalidad y morro que arrolla,y aunque solo la sierra nos separa ,y la política nos coloca en las antípodas, no puedo sentirme distinto de ella en días como hoy que son para casi todos de muertos y para ella de nacidos,vivitos y coleando.

¡Ha salido hasta el Sol para celebrarte,Yaiza! En tu pueblo no tiene merito que salga,lo lleva en el nombre.

Todo va a ir bien.

Dolorosa confesión

No puedo creerlo. Justo ahora no. Mi madre ha decidido que ya que me ha dado fuerte con este furor rayista debo saber algo. El error de una enfermera me separó de ser un ídolo vallecano y me convirtió en este tontaina que escribe. Me anticipé como Toni Polster al primer palo y salí con más fuerza del vientre materno que un chut de Momparlet,vaya que fui entre siete y ochomesino y los médicos no garantizaban mi viabilidad. Solo al pasar diez días desde mi llegada al mundo me dieron como apto y pude recibir la visita del hada de los dones. Perdón,lo olvidaba. Hay algo que debo contaros.No se lo digáis a nadie. El hada madrina de cada hospital otorga dones a los recien nacidos entregando a la enfermera un símbolo que representa la virtud principal del bebé . Dicho símbolo se coloca sobre la almohada hasta que de modo mágico se adentra en el recien llegado dirigiendo su destino.

El hada le entregó para mí a la enfermera una pequeña pelota de fútbol. Al niño de al lado varios libros y un boli. Dice mi madre que ella escuchó la conversación perfectamente desde el baño, para Marcos,el nacido el 21 de octubre del 75 la pelota,va a ser el mejor jugador del barrio y para Miguel Angel ,nacido el 30 de octubre, el libro y el boli, será un buen estudiante y le gustará escribir.

Aquella estupida enfermera la cagó. Colocó el balón bajo la almohada del otro y sobre la mía un código civil en miniatura, qué horror.

Trece años después me enfrenté sin saberlo a mi vecino de cuna en el patio del Raimundo Lulio. Yo tenía muchas ganas, corría arriba y abajo e intentaba quitarle el balón pero el vecino tiraba una pared, me hacia un recorte, cuando me despistaba un caño y terminaba marcando.

Manuel Peñalva lo terminó llevando al Rayo junto a chavales como Valentín, Diaz Pavón,Edu o Quique,pero el único que tuvo la pelota bajo la almohada fue él, Miguel Ángel Sánchez Muñoz, entrenador rayista, icono de Vallecas tras 363 partidos con la franja y más de 25 años en el club de su vida.

Es hora de que Candela y Benjamín, padres de la criatura lo sepan,y qué mejor día que en el que Michel I de Vallecas cumple 43 años. Se perdió un gran escritor. Alguien tenía que decirlo, ¿no?.

Indignos de mi barrio

Desde que alcanzo a recordar dos estereotipos han definido a Vallecas, como cuando te vienen con dos noticias,uno bueno y malo. El bueno,el de ser considerado como un barrio humilde y obrero ha ido diluyéndose en favor del malo. ¿Qué vallecano no ha sido preguntado, vacilado o simplemente ofendido al hablar de la seguridad y honorabilidad de sus vecinos? A todos nos han instado en tono jocoso a cuidar el monedero,el bolso o el móvil y es que en Vallecas ya se sabe…

Y cansa. Es como estar todo el día en plan Sísifo subiendo la piedra por la montaña para que a punto de llegar arriba se nos deslice hacia abajo y otra vez a empezar.

En estas estaba, recordando una conversación de esas mientras terminaba mi descanso laboral cuando al volver al tajo vi a una mujer llenando su bolso de champús. Mi primera reacción fue de estupor y me hice el tonto pensando en que esa familia debía tener mas pelazo que el de los Chichos . Cuando la Chori,que no Domínguez,tuvo la osadía de preguntarme algo para disimular vi que un policía entró a comprar y a voz en grito,entre la rabia y la risa animé a Marnie (siempre fui muy de Hitchcock) a sacar la perfumería que llevaba en el bolso.

El agente acudió a la llamada de la selva y la identificada esgrimió en su defensa que lo hacía para comer. Mientras pensaba en las bondades del H&S para el píloro,el uniformado la tomó los datos e inició una conversación con ella.

Pude saber después que la mujer le contó al municipal que vendía lo hurtado en el mercadillo de su barrio. Le dije que eso lo había visto en el mío y me confirmó que ambos eran el mismo,el célebre Vallecas.

A ambos nos resultó curioso pensar que el beneficio de esta gente es tan grande que no les importa desplazarse mas de veinte kilómetros para hacer su negocio, fastidiar el trabajo de los demás y dejar la imagen de los vallecanos por los suelos.

Que les parta un Rayo.