Destacado

Y me lo quería perder

Tras unos días extra en casa patrocinados por Filomena, llegó el momento soñado por padres, anhelado por algunos niños y detestado por numerosos adolescentes.

El regreso al cole en estampa dantesca, una especie de Post-Holiday on Ice en el que, según la destreza de cada cual podías divisar con fondos aún blancos escenas de «El lago de los cisnes», monólogos de Chiquito de la Calzada con temas desde el «No puedoor» hasta el «Jarl» pasando por el «Torete» que se cree Sebastian Loeb con su WRC en el Rally de los Mil Lagos entonando el «siete caballos vienen de Bonanza«.

Un poco de todo eso hubo en mí. El propietario de la mochila con ruedas que intentaba deslizar sin éxito, un trolley tan bajo que me hacía ir chepudo cual Igor, maldecía su suerte. No le culpo. Ir acompañado por un zangolotino en mallas, con zapatillas de colorines y sin abrigo pero mas capas que las Nanas de La Cebolla de Miguel Hernández, gafas en el bolsillo gracias al efecto mascarilla+gorro, invidente parcial muy visible, le produjo una vergüenza casi traumática, la que siente el casi adolescente gamer en prácticas que juega online mientras conversa que sus compañeras, medio locas por él, tan guapo como lo fue su padre (mierda de evolución) con su PC, su tablet y sus cascos, proyecto de andorrano como jugador del Madrid, que quiso serlo desde pequeñito para estar no muy lejos de los papis, a un «Pas de la Casa».

No imagina que le estoy viendo desde atrás, alucinando con lo que veo, un muchacho que era niño antes de la pandemia y ahora es chavalín, me parece alto y me hace sentir mayor pero orgulloso de que mis herederos de deudas estén cada vez más cerca de salir a la vida real sin demasiados arañazos, los justos para saber ya que la vida no es fácil pero que de casi todo se sale.

En este lacrimógeno pensamiento me hallo cuando deposito al muchacho en el contenedor escolar y empiezo a trotar camino de un lugar donde espero correr con ganas y disfrutar de los restos de la Filo en el mismo lugar donde lo hice horas antes de la gran nevada, con un manto blanco lo suficiente fino para hacer volar , lo suficientemente escaso para no arriesgar, perfectamente blanco para disfrutar .

El panorama ha cambiado. «La lluvia en Sevilla ya no es una maravilla», la capa de nieve es desigual, cada pisada lo es, los tobillos sufren pero disfruto con mis zapatillas parafraseando a Coz y cantando solo en la nieve «Mis Asics son guerreras«.

El primer árbol caído, mis respetos, gracias por lo que nos diste, a tí y a todos tus hermanes, descansa en paz, lanza a mi Spotify mental un «Too Young to die» de Jamiroquai y me hace volver tranquilo a casa, soñando con que el año de nieves sea de bienes (hace falta) , que las cosas mejoren y que el año no sea tan duro como es el que deseamos matar tras llevarse a tanto ser querido.

Destacado

Encuentros en la tercera fase

Un día estás preparando una maratón y al siguiente estás encerrado. Un día no vas al Retiro a correr porque hace demasiado calor y al día siguiente el majestuoso y céntrico parque está cerrado por peligro de tormentas,viento y demás fenómenos climatológicos adversos. No tuvimos marzo lluvioso y abril ventoso que hicieran a mayo florido y hermoso, así que queda aceptar lo que viene,mascarilla en ristre e intentar aprovechar los ratos entre brote y rebrote. Obvio es,pues, que tocaba trote. Un correr vitaminado, por fín en grupo,desconfinado, pero con el mayor de los cuidados. Susana Vazquez y Nea Arranz nos iban a guiar en un rato de entreno sin freno ni desenfreno y a recordar,como decían en Fama que la fama cuesta, y «ahora vais a pagar con sudor». Quien pensaba que el evento de Vitamin Well iba a ser correr y cantar se equivocaba. No hubo dramón.¿Parque cerrado? ¡todos a Colón!

Parecía un soltar piernas del montón pero pronto empezaron las zancadas traseras,las sentadillas,mátame camión. Las veía hipnotizado como flotaban haciendo los ejercicios con una flexibilidad y unos músculos en las piernas que no conocía y hacía lo posible para no perder comba, si llega a haber una y toca saltar muero como líder mundial del correr descoordinado pero hubo suerte y no muerte. Pasamos un rato quitándonos carbonilla,sudando en equipo ,a veces sufriendo para mantener el tipo en esta tarde rara de verano de runners desconfinados,con encuentros deseados y añorados con quienes compartimos dorsales, anhelos y desvelos. Fue un placer por fín ver a Antonio Liébana, el más alto representante (sin duda) del Team Sanus Project,la facción madrileña de Sanus Vitae que preparó la maratón de Madrid hasta que un fenómeno más viral que sus directos de Instagram nos dejó con las ganas . Hablamos por fin tras vernos una decena de veces las matrículas en eventos de dorsal,meta y bolsa del corredor. Ayer tuvimos la nuestra con el mejor regalo,el de la conversación, la afinidad y la cercanía de quienes comparten una afición y llegan bien vitaminados a casa tras un rato de sudores a veces calientes y a veces fríos, pero siempre intentando estar sonrientes,abierta la mente.

Gracias Susana y Nea,Nea y Susana por devolvernos a entrenar las ganas. Ha estado bien,Vitamin Well,hay que repetir antes de tener más canas. Antonio,nos vemos pronto,en entrenos de tarde o carreras de mañana.

Un abrazo,gente sana.

Destacado

La dependienta que mascaba chicle mientras cobraba

Aquella chica alta y algo desgarbada observó mi timidez en aquel avión y me habló, me calmó y me hizo sentir bien. Había cambiado teba por traje de chaqueta pero aquello no la había hecho cambiar. Se mostraba como siempre, amable sin exagerar, firme cuando tocaba y empática y simpática siempre.

La vi interpretando en un papel digno de un Goya a la tendera mascachicle pasota para mostrarnos divertida, como no hay que trabajar. La tuve cerca cuando trabajar rápido era sinónimo de cerrar el palacio del sur de Leganés y perder mi trono. Me apoyó y arropó cuando,tras diez meses de baja por quiebra lumbar, volví a trabajar como la madre de «Good Bye,Lenin «. En mi ausencia todo había cambiado o estaba haciéndolo, yo flipaba con tanta novedad y ella me sitúo en el mapa durante aquel mes por Fuencarral.

Me enseñó un montón de cosas que me ayudaron a ser mejor en lo profesional y también en lo personal,seguro siendo en muchas cosas un espejo en el que mirarse.

Dicen que la gente suele recordar más las desgracias que ocurren o la maldad de las personas. Llamadme buenista pero con ella no le sale nada así en el disco duro.

Un beso,Noe.

Destacado

Irrespirable

Hace unos días llamamos a la pediatra. Ha sido salir un par de veces y mi pequeño ha necesitado Ventolín. El pobre vivía en su burbuja, protegido entre tareas,tele,ordenador, libros,pero ha sido oler el ambiente y ponerse malo. No,no ha sido ese bicho,no. Ha sido uno que va y viene con demasiada frecuencia. Esta en todas partes. En casi todas las teles, en muchas radios,en gran parte de la prensa y por supuesto en las redes. Un bicho propagado por algunos desde las tribunas. No es la Covid-19,insisto,no lo es. Ahora que no podemos pisar ninguna grada,ni deportiva y escasas culturales, los que pueden sentarse en el congreso como representantes nuestros malgastan nuestros recursos como si fuera un partido de fútbol. Atacan y defienden ,no una gestión política de una pandemia,que está claro que a los primeros no les interesa ni preocupa,sino cualquier decisión del Gobierno. La que sea. Los que se defienden pierden tiempo en ello,olvidan aquello de «a palabras necias,oídos sordos» y amplifican ese mensaje vacío de contenido pero lleno de odio,insultos,rencores y mentiras .

Fuera de la cámara ocurre lo mismo. Ruido de sables en las fuerzas armadas,ruido de cacerolas en las calles,ruido de insultos en las redes,ruido de falsedades en la televisión privada.

Lo responsable sería cualquier crítica constructiva ante una gestión gubernamental plagada de errores,inevitables, imprevisibles o no. No hablo de loar o alabar al Gobierno que seguro que alguna cosa,aunque sea por error para algunos habrá hecho bien,no lo sé. Me refiero a que la crítica debiera ofrecer soluciones,iniciativas o propuestas,ser coherentes y leales en ella y no alimentar este ambiente irrespirable olvidando lo que de verdad importa,que es salir de ésta con el menor daño posible.

El bien común debería primar sobre el resto de intereses.

No me odiéis.

Destacado

Quiero ir

Quiero ir a Coruña. Quiero ir a Santiago. Quiero ir a Vigo. Quiero ir a Seixo. Quiero ir a Salamanca. Quiero ir a León. Quiero ir a Astorga. Quiero ir a Toro. Quiero ir a Benavente.Quiero ir a Burgos. Quiero ir a Avila. Quiero ir a Piedralaves.Quiero ir Toledo. Quiero ir a Ciudad Real. Quiero ir a Albacete. Quiero ir a Castellón. Quiero ir a Valencia.Quiero ir a Puzol. Quiero ir a Denia. Quiero ir a Torrevieja. Quiero ir a Villajoyosa. Quiero ir a Alicante. Quiero ir a San Juan Quiero ir a La Manga.Quiero ir a Murcia. Quiero ir a Palma. Quiero ir a Granada. Quiero ir a Salobreña. Quiero ir a Motril. Quiero ir a Almuñécar. Quiero ir a Malaga. Quiero ir a Sevilla. Quiero ir a Cordoba. Quiero ir a Tanger. Quiero ir a Lanzarote. Quiero ir a Gran Canaria. Quiero ir a Tenerife. Quiero ir a Amsterdam. Quiero ir a Lima. Quiero ir a Cuzco . Quiero ir a Macchu Picchu . Quiero ir a todos esos sitios donde alguna vez estuve, a un montón que no he podido incluso alguno que no quería y que ahora apetece conocer. No me puedo quejar,pensando en todos los sitios que he visitado y unos cuantos que no aparecen aquí. Pero quiero conocer más. Me imagino que tú también tienes tu lista «de deseos». Sé que este año va a ser imposible cumplirlos. Quizá el proximo. De todos depende que volvamos a conseguirlo. De los políticos que cobran por representarnos pero se representan a sí mismos. De los periodistas,su imparcialidad,neutralidad y responsabilidad a la hora de transmitirnos y valorar la información. De las personas influyentes sea cual sea el motivo ,de su honestidad y sus conflictos de intereses. De nuestras familias ,que nos apoyen y apoyemos . De nuestros vecinos, que aporten y apoyen a su comunidad y por último y sobre todo de nosotros,todos y cada uno de nosotros,sin escurrir el bulto en los demás, asumiendo nuestros actos o la falta de ellos,dejando de pensar solo por un momento en nosotros,en el yo,para pensar no solo en el nosotros sino en el TODOS.

Viendo lo visto en los últimos días me he visto obligado a escribir esto. Con tanta información y sin ánimo de criticar a nadie no entiendo en qué estamos pensando aunque sé perfectamente lo que estamos haciendo. Creemos que porque nos saltemos las normas por una vez no pasará nada. Solo la puntita,no más. Estoy hasta los mismísimos de ver a la gente entrar a comprar la tienda en sesiones de mediodía y tarde, de pensar en que nosotros no hacemos mal las cosas y solo se equivocan o fallan los demás ,harto de que los que yo voté acierten siempre o sean una mierda y los que no sean el demonio y la panacea universal. Estoy orgullosísimo (por los cojones) de todos nosotros,del ejemplo que estamos dando a los que vienen detrás y de la defensa de ese derecho civile fundamental tan imprescindible que es hacer lo que me salga del forro.

Hala,ya me he quedado a gusto. Ahora puedo salir y hacer lo que me venga en gana dando lecciones a los demás.

Quiero ir.

Destacado

El mejor plan B

El plan del día era correr. Empezar a correr de verdad. Nada de récords olímpicos pero correr. En mi cabeza sonaba fantástico. El trote del sábado con paradas intermitentes me alivió,pero sentía la necesidad de ir más alegre,sin más. La que es alegre es mi Ari. Te levantas machacado,con una tonelada y media de dolores y ella solo quiere abrazarte,besarte,lamerte y jugar contigo. Parece que hace meses que no te ve. Los sensores te avisan «despacio,de aquí tiraste para levantar esa caja de sal de 20 kilos, ojo,acá apoyarse la de garrafas de agua cuando no podías mas» pero ella te anima,te obliga a salir. Activas el Plan B. Te calzas las zapas,la pones arnés y correa y a la calle. Ari te lleva. Trotas un poquito ,paras otro poco,la sueltas un piropo,acelera y ahí si que corres como pollo sin cabeza,vuelves a trotar,parar y llegas a casa relajado,aliviado y feliz de tener una compañera tan fiel como mi perrita Ari.

 

Destacado

El pionero

Llego el día. Tras el regreso al trabajo el día anterior tenía dudas sobre si sería buena idea salir a correr. Me levanté tan pronto que no tuve otro remedio que salir. Para que engañarnos,estaba muerto de ganas. Me aconsejaron ser prudente y no ir por mejor marca el primer día. No fue necesario. Calenté,movilicé tobillos y rodillas y troté suavemente Aquí tampoco puedo engañar a nadie. Mucho más rápido no podía ir. Braceaba alegre ,pero me sentía como el finado Jesús Gil en chándal de táctel . Peor eran otros, intentándolo en chándal y zapatos,ellos eran Ramón Mendoza (también en el más allá). Noté alguna mirada de desprecio desde las alturas y alguna chanza por la calle. Hice bien en tener algunas locuciones grabadas en mi móvil para la ocasión. A los primeros les puse la de «Facinerosos». A los segundos,molesto ,la de «Habéis insultado a los votantes de Marbella» .

Me crucé por el Valle del Kas con corredoras,corredores,ciclistas y practicantes del ejercicio físico,todos con escrupuloso respecto del «distanciamiento social». A todos ellos les puse el «y tal,y tal,y tal y tal y tal»,pulgar hacia arriba.

Total que no ha estado mal, que no hay que volverse loco y que estoy deseando quitarme el puñetero chándal ochentero, que pintón es,pero deshidrata un rato.

Destacado

¿Qué me pongo?

Falto de ilusiones salvo la emoción de que esta mierda de mes se acaba y harto de tele e internet encendí la radio. Casi lloro de emoción al escuchar una canción de la que me burlaba de joven y que en todo caso nunca fue mi tipo. La letra era algo así

Fuente: Musixmatch

LA NIÑA PASTORI MARCANDOME EL CAMINO. I CAN’T BELIEVE IT!

Me imaginé cantando con su chorro de voz cuando fui a una entrevista de trabajo (la que me convirtió en lo que soy ahora).Recordé cuando me arreglé para mi última primera cita (la buena,la inolvidable,la que terminó por cambiar mi vida). Me vine abajo. Minutos después,arriba. El noticiero decía que sí, que se podrá salir pronto a pasear o a hacer deporte. Por un momento ella, quien podría decirse en otro símil flamenco que «maneja mi barca» me sacó del shock, preguntó qué demonios hacía cantando «Una cartita de amor» y muerta de la risa me obligó a ordenar «el cajón inmundo». No supo qué había hecho. Este fue el resultado

Porque…¿qué hacer?¿ Salir con camiseta de runner? Podría caer abatido por cualquier francotirador. ¿Salir con una camiseta de algodón cualquiera? Caería en el fuego cruzado entre el ataque de los defensores de la ortodoxia corredora y los gestappers que me tildarían de farsante por salir a correr para sortear el encierro). Una opción buena sería la mixta, buscar prendas de Decathlon . Unos pantalones cortos son imprescindibles para mantener el respeto del pueblo,ni mallas cortas,largas, piratas por supuesto que no, ni compresoras ni leches,no conviene provocar. Colores discretos, por Dios, ni cebras,ni flúor, ni nada. Luego vienen los calcetines.  Solo pido una cosa. Que nadie se ponga unos de Where Is The Limit? Los que no reciban el desprecio por ser runner pueden ser lapidados por incautos seguidores de los sabios consejos de Josef para invertir.

¿Zapatillas? Yo evitaría modelos llamativos, minimalismo y Tórtolas. Algún balconero podría confundir sandalias con libertad hippy y darle a la camarita.

En fín,que no tengo ni idea de qué haré pero tengo más ganas de hacer deporte que en toda mi vida. Con cuidadín ,claro.

Destacado

El ideítas

Buscando una alternativa para merendar en el trabajo y de consumo rápido, saciante,hidratante,antioxidante y por supuesto,chanante,decidí prepararme un gazpacho de textura muy líquida y suave pero sabrosa. Como dicen los de Pantomima Full, «En su cabeza sonaba bien». Me lo preparé con esmero y satisfecho me lo llevé al tajo.

Allí estrené mi nueva pantalla de protección que unida a la mascarilla prometía ser un engorro pero al principio,ni tan mal. Todo fluía correctamente hasta que paré a merendar. Disfruté el gazpacho pero pensé que quizá debí agitar algo más botella, la concentración en ajo era digna de mención. Con el último trago llegó el camión cargado de mil palés. Ahí sí que comenzó la agitación . Me puse la mascarilla y la pantalla con prisas. Pa arriba y pa abajo,las pulsaciones subían más que un entrenamiento de esos de Instagram,la pantalla no paraba de moverse y golpearse con todo lo que cargaba y la tensión me hacía hiperventilar. A la fiesta se unió un invitado inesperado, el ajo,del que los clientes y compañeros estaban protegidos pero uno lo llevaba como ese Via Crucis o procesión, por dentro. Mi tripa confundió el tesoro de las Pedroñeras con una tabla de abdominales digna del SixPack de CR7 y los dolores se fueron recrudeciendo.

Motor de mis compañeros , les dí aliento (perdón) y terminamos la jornada del mejor modo posible.

Pongo a Dios por testigo que nunca más mezclaré gazpacho y pantalla.

Destacado

Hablar por hablar

Va a resultar que esto de las pantallitas es gloria bendita. Si el resultado es el mismo que el de hoy en la reunión de Zoom presenciada lo compro. Siempre. Quizá sea decirnos las cosas desde nuestro hábitat, en chándal,en pijama o como nos dé la gana. Quizá sea la edad,el respeto de haberse creado,cada uno a su ritmo, una identidad o un pensamiento propio y distinto en el entorno de una familia grande encabezada por seres tan especiales como nuestros abuelos.

Quizá sea simplemente el cariño de haber compartido cosas, de sentir la alegría de vernos,creciditos,la empatía entre todos y la nula envidia y competencia ante lo que nuestros merecimientos o destinos nos han dado.

Quizá sea el escuchar y aprender de todos y cada uno,de vuestros modos de pensar y actuar, de vuestras experiencias o consejos y sentirme parte aportando las mías, a veces discrepando pero respetando.

Quizá sea volver a sentir el sentido de familia que a veces se diluye con el día a día y que a veces,como esa planta que lleva siempre ahí y parece no necesitar mucha agua olvidamos regar.

Quizá sea que es,por increíble que parezca más fácil y más barato sacar un rato para los seres queridos estando encerrados y sin planes que cuando somos libres de elegir plan. Ahí nos falta tiempo o simplemente se nos ve el plumero (hablo por mí, conste) .

Probablemente hay algo de todo esto,pero lo que más me ha hecho disfrutar hoy ha sido la falta de impostura,la naturalidad. Cuando no necesitas demostrar nada y te muestras tal y como eres eres libre,y aunque puedes cagarla te sientes mucho más cómodo que en el mundo virtual en el que ,puff, ya sabemos como funciona todo.

 

Gracias Raquel,Fernan,Melanie,Raúl, Susi,Rober,Vane,Elias,Irene,Víctor,Diego,Ainhoa. Hemos pasado un buen rato,primos.

Hasta la próxima.

Destacado

Guantes vintage

 

Le quedan como un gua…como anillo al de…vaya,son perfectos. Con ellos hace de todo, para protegerse de cortes evitables e innecesarios. Me recordó algo,siempre se lo digo. Cuando yo tenía su edad y me tocaba ponerme de portero en partidos con mis amigos ,me calzaba unos así

Guantes de portero de los 80.

 

Me sentía Buyo,Arconada y hasta Ricardo Zamora. Luego me ponía de defensa y me creía Baresi o Rijkaard. Nos metían un gol,otro más y quería ser Guardiola, Albertini o Schuster cuando me colocaban en el medio. Cuando me tocaba ser delantero compensaba mi falta de disparo con mi regate,fantasía y pared. Fingía ser Butragueño,Futre o Raúl pero no era ninguno de ellos ,ni con mis compañeros eramos el Milan de Sacchi o el Barça de Cruyff. Me costó unas cuantas derrotas entenderlo,pero empecé a disfrutar de la compañía,del trabajo en equipo,aprender de mis compañeros,poner energía y a pesar de hacer unas cuantas «buyadas» los pelotazos de aquellos balones Mikasa

Aquellos balones dolían más que una hoja de reclamación un minuto antes de cerrar

me hicieron ser más duro, no fiarme de amagos,fintas ni nadie y ponerme los guantes para tener mis manos siempre a salvo. El otro día Ángel me dijo que no encontraba sus guantes. Espero que los haya encontrado .Es nuestro todo campista, un día está al horno,otro a la caja,otro al proveedor,y otro a todo. Esos guantes te protegerán. Cuidalos como oro.La vida está llena de Mikasas. A por ellos,amigo.

 

Destacado

Míster cafeína

Aquel jueves de encierro primaveral, la alarma lo despertó con insolencia. Eran y 31 y por un momento pensó que llegaría tarde a Sorolla, a Atocha y al Retiro. Se relajó pensando que el que estaba en un retiro era él. Se iba a quedar quieto, pero la radio le cantó lo siguiente:

«¡Mira como floto, mira como vuelo, mira como floto, mira como vuelo!». Se puso a bailar y le entró la risa pensando en que necesitaba eso, Miss Caffeina. Le dio por pensar y sufrió un bajoncillo . Una voz le decía «ayer estabas en pleno Atlas, en el Toubkal ,sintiéndote en lo más alto y hoy estás …». Otra voz se impuso, la de la radio que gritó:

«¡Hay una voz, hay una voz dentro, dice que no dice, que lo siento!. Dice que no se rinde…»

Renovado , tomó la cafetera y dudó de nuevo al oír otro par de voces (el tipo parecía estar entre como un cencerro y como un sonajero con tanto politono en el coco, pero ahora les llaman coaches). Una, le decía con «Para Elisa» de Beethoven de fondo, «con leche leche leche está mejor, si es condensá café bombón, con leche leche leche está mejor si es condensá café bombón, cafe bombón ,café bombón, cafe bombón, café bombón…»La otra le decía «sin azucar es mejor, para ser corredor, ciclista, triatleta o entrenador, lo mejor es la dieta de una nutricionista, se llame Andrea, María, Ana, o la reina de la pista».

Se tomó uno de cada y listo.

A media mañana, recibió unos dibujos, no entendía nada. No hacía más que recibir felicitaciones, mensajes, infantiles bendiciones, berenjenas y melocotones.

Se puso a cantar de nuevo «mira como floto mira como vuelo» y un vecino le dijo «no grites ,lelo» mientras él entrenaba a los tocinillos de cielo con desvelo y pensaba en ideas para la tarde estrujándose el cerebelo.

Se puso colorado y se hizo otro café, cortado.

Comió bien, mejor que en el desayuno, y decidió al fin celebrar sus 31. ¿Con cerveza Turia? No, negó con Furia. ¿Con Fartons y L´or Xata? Hoy no, ni de la Alboraya ni de Mislata. ¿Con un poco de street run? Mejor, con un entreno para sus followers, sus fans o amigos de Instagram.

Y cayó otro café, este solo (en casa).

Llegó la hora, fueron las seis ya sabéis y empezó el tipo a correr, a saltar, entre zancada y sentadilla, entre skipping y flexión diciendo en directo que de tanto café le subía la pulsación (pos claro, mátame camión). Decidió festejarnos con 31 juegos de acción, los juegos reunidos para sus haters, hizo fiestuki, a pesar de no estar con Haruki y cuando las espaldas sufrían calvario y algunos parecían dromedarios el crack pidió dinosaurios , hicimos el machacasaurio y terminó de entrenar el grupo en plan «El clan del oso cavernario».

Felicidades Rubén, cada día estas más hermoso (risas enlatadas y celebraciones bien ganadas).

Gracias amigo.

Destacado

Minuto de gloria

En realidad no fue ni un minuto. Eran las 8 de la tarde y durante más de treinta segundos, al ir a echar el cierre de la tienda sentí los aplausos de los bloques de pisos aledaños y sobre el que se encuentra el centro donde trabajo. Cuando me di cuenta de que una parte de los mismos eran para nosotros, el tonto del cierre y mi compañera Paloma,que cobraba desaforada para terminar de apuntalar detalles,cuadrar y cerrar el turno, en nombre de todos los que estos días surtimos las despensas de la comunidad, no pude más que devolver el aplauso,emocionarme y despistarme. Me sacó de la ensoñación un tipo que:

Iba con otra personita (MAL), los dos pegaditos (PEOR), sin mascarilla ni guantes ni nada (UFFF) soltando exabruptos por el terrible pecado de no dejarle entrar porque decidió, tras diez horas abiertos, entrar a comprar con el cierre echado. «Para aplaudir si tienes tiempo»,me espetó. Tuve que contenerme para no decir ninguna barbaridad y solo le recordé a Michel en el mundial de Italia 90 con un «me lo merezco » que dirigió al tipo al túnel de vestuarios.

Ese minuto incompleto de homenaje supo a mucho,a sentir que el esfuerzo sirve para algo y para alguien, a sentir recompensada tanta exposición y tener a los nuestros lejos,algunes incluido con familiares aislados y separados. Como le dije a una amiga en este mundo loco hemos pasado de la Internacional a Ken Follett,de ser parias a pilares de la tierra,y los momentos malos pasan a olvidarse.

Atrás quedan los choricillos expulsados que te amenazan,ya no con saber donde vives,sino con contagiarte el Covid19,el ir a poner una denuncia y que te manden a casa por «no ser asunto urgente a vida o muerte» sintiendo un desamparo que te hace añorar a Chuck Norris (pobre,también contagiado) o las poquísimas personas que te afean no tener la marca de leche o harina que necesitan,los huevos camperos que gustan preparar o la Coca-Cola Zero Sin Cafeina azúcar y turrón que buena diversión para hacer con ella un géiser de Mentos en su encierro obligado.

Os voy dejando que en un rato voy a trabajar, que no al matadero. De allí nos llegará un camión no apto para veganos con pollos,cerdos,terneros e incluso conejos pasados a cuchillo para vuestro consumo ,apto para ellos repleto de frutas y verduras y con un montón de alimentos fríos,congelados y procesados para alimentar cuerpo y alma. Estomago lleno, corazon contento. Seguimos adelante.

Destacado

Fredo

Si este es el tipo de juventud adulta que tenemos en este loco país estoy tranquilo. Contento. Muy ilusionado. Fredo es la típica persona que no necesita saber de futbol, levantar la voz,hacer chistes o ir de gracioso para hacerse querer.

Cuando Fredo avisó de que venía a la tienda a echar una mano preguntó si había ropa para él en el centro. Lo hizo para ahorrar tiempo. Llegó con su barba cuidada, su abrigo largo,sus zapatos brillantes,su traje…

Un minuto después era uno más. Se puso a cobrar. Se puso a reponer. Tiró la basura. Prensó el cartón . Ayudó a compañeras nuevas. Se puso a frentear. Trabajó más horas de las que correspondían. Tomó menos descanso del debido. Montó palés,los desmontó en tiempo récord y no paró de ofrecerse,de colaborar sin una mala cara,una sola duda o un solo atisbo de desdén, desprecio o escaqueo. Él, persona preparada que dio el difícil salto de tienda a oficina no ha perdido la humildad ni la chispa de quien compartió con nosotros su curiosidad,su afición musical y sus sueños siempre escuchando,con cariño,educación y respeto. Sé de más de uno y más de una que se alegra de haberle animado y haber acertado con sus esperanzas en él. Fredo es caballo ganador. Su disposición, esfuerzo y actitud es tan genuinamente generosa y altruista que debería ser ejemplo para todos.

En días tan duros como éste es un privilegio contar con gente como tú, Fredo.

Gracias compañero. Felicidades amigo.

Destacado

Las manualidades y yo.Trabajo mental

Viernes,día libre 2 de la semana 2 de la era pre-maratoniana. Metido ya completamente en harina (sea del cereal o legumbre que sea) y cumpliendo a rajatabla los planes de entrenamiento y nutrición marcados,comienzo a entender aquello de que cuando emprendes una misión semejante no solo es importante entrenar el cuerpo,sino que también hay que trabajar la mente.

A veces,la vida te pone retos inesperados,para otros absurdos pero para mí auténticos muros.

Día libre de trabajo y de entreno,solo tocaba practicar en la cocina. O al menos eso pensaba yo. Al despertar heredero 2 me pidió hacerle una nota para el cole y heredero 3 me abrazó ilusionado, «hoy vamos al taller de manualidades y al huerto del cole, papi».

No supe qué cara poner.

Hay gente que no sabe usar el celo,el pegamento,las tijeras,los lápices de colores o la goma EVA. Aquí tenéis al número 1 mundial. En los concursos de torpes en trabajos manuales tienen una foto mía con un REWARD. Me rechazan siempre,no se aceptan profesionales.

Llegué al hall del colegio con las manos más sudadas que David Broncano hablando con Federer y con una botella de plástico vacía en la mano,la que debía convertir junto con un palo de escoba y una percha o alambre y con ayuda de heredero 3 en un molinillo. Mientras esperábamos a les niñes sentí algo de desasosiego.El plan era disimular hasta que llegara Gonzi,hijo ilusionado y auténtico McGyver de la familia,don heredado de su madre y su abuelo. Antes de eso nos dieron las instrucciones de montaje .Me parecieron sencillas de oír pero complicadisimas de ejecutar para un zote como yo.

Juntos padre e hijo el pobre sufrió un instante de inseguridad al verme y conocerme. No quedó más remedio que afrontar los hechos. Miré con el rabillo de ojo(si los globos oculares tienen eso), imité,copié y no pegué porque no había que hacerlo. Solo un error de cálculo de heredero 3 estuvo a punto de llevar al garete la operación. Pidieron una percha metálica de las de tintorería, un alambre fácil de deformar y el trajo una de acero de Fort Knox marca Acme. Un padre avezado pudo darle un corte,pero darle forma hubiera sido una proeza digna de la derrota de Thanos,así que el profesor nos consiguió otra percha y el molinillo tras esfuerzos herculeos y caras coloradas quedó Diéguez, pero resultón.

La foto,otro día, que el carrete se veló.

¡Con kilómetros 32 a mí, oiga!.

Elogio de la nostalgia

Adaptarse o morir. Es lo que pienso cuando descubro que Bizarrap me divierte y podría decirse, no sé si estoy preparado para superar el tabú de la edad,que me gusta. Es lo que debe pensar Andoni Iraola,técnico rayista,cuando observa la plantilla que está diseñando su presidente e intentando ejecutar su director deportivo.

En Vallecas se acusa al factótum del Rayo,no sin cierto fundamento dados los hechos,de ser un nostálgico del régimen,de ese que nunca se terminó de deshacer del todo.

Prueba de ello es que, tras 3358 días de ver en bucle el vídeo de cómo Mario Suárez robó ese balón, Falcao se disfrazó de Andrés Iniesta, Diego Costa hizo de sí mismo y Diego López sufrió el peso de ser el antihéroe,sustituto antinatural de Iker Casillas por obra y gracia de José Mourinho, Raúl Santiago Martín Presa está a punto de completar su venganza.

La primera derrota de su corcel blanco a pies colchoneros tras casi dos décadas merecía un escarmiento,una vendetta a fuego lento. Diez años después sus señalados como autores de esa felonía están a punto de reunirse de nuevo esta vez como hijos del caballo blanco.

Los aficionados rayistas no paran de pellizcarse de emoción ante el brillo de los nombres y en sus cabezas resuena el famoso lema» los viejos rockeros nunca mueren». Luego piensan que habrá herida, será sangrante y se ponen la venda antes de tiempo para prevenir antes que curar.

Iraola pide refuerzos más que necesarios y su presidente,amante del «veteranos y noveles» espera descartes para cumplir su sueño de «Zidanes y Pavones» y ser Rey Mago por un día. Si sus antecesores en el cargo fueron en cabalgata y carroza por Vallecas él quiere traer un Camello (perdóname Sergio) .

Visto lo visto no es descartable que en el mercado de invierno Andoni tenga que hacer de entrenador-jugador bajo el argumento de peso de su presi (eres más joven que tu portero) o el dirigente ,en viaje a Estambul para proteger su melena se traiga a la joven promesa Arda Turan para cerrar el círculo. O a Mesut Ozil (¿en qué antiguo régimen estábais pensando 😜?)

Sí,me gusta Biza, ¿qué pasa? Ahora diréis que es por Quevedo o que soy afín a Residente pero la sesión que mas me gusta y le pega al Rayo es la del Villano Antillano.

Fin de curso

Es domingo, día libre de trabajo y no estoy corriendo. ¿Qué me pasa,doctor?

Este blog se llama «Familia en apuros» por algo. Como en todas ellas siempre hay dificultades,sean del tipo que sean. Si no hay adversidades o complicaciones hay actividades o emociones por lo que no suele haber descanso.

Hoy me he levantado cansado pero sin estrés, sin demasiadas ganas de castigar el cuerpo pero sí con la intención de mirar atrás sin ir demasiado lejos y valorar lo que ha pasado en este último curso en casa.

El 21/22 era el de los inicios y los finales. Mayor y pequeño terminando etapa y mediano empezando. El primer curso de esa normalidad rara de mascarilla en ristre y miedo de todo, de lo que podía pasar en el curso y sobre todo del qué ocurriría después.

Mis hijes,en lo cotidiano no nos necesitan para nada, somos simplemente conseguidores de recursos y patrocinadores de seguridades y confianzas porque las certezas ya saben que no existen.

O eso pensábamos.

Mientras el «pater familias» miraba embobado su medalla de maratoniano primerizo saltaba la primera señal de alarma escolar. De repente y sin previo aviso un lunar genético brotó en la piel de un heredero. Del boletín de notas manaban sobresalientes y notables hasta que un cromosoma del padre se manifestó.

Un suspenso claro en matemáticas para un tipo de letras como yo podía doler pero uno para alguien de ciencias cuyo tutor era el profesor de … matemáticas era un problema.

El examinado nos calmaba con un ya saldrá,pero los resultados «no se daban». Las «derivadas» de aquello podrían ser un problema crucial, «integral» y en casa lo único de ese tipo que conocemos es el pan del «maratoner» .

Las clases particulares parecían ser la solución,las hubo y se añadieron como parte del problema cuando otro miembro de la familia tomó una prestada ante un suspenso parcial y la convirtió en un 9 en el siguiente examen.

Aquello que hubiese tenido un efecto desolador en cualquiera afectó positivamente en la economía familiar (clases inútiles en este caso) y de aquella manera al zagal que cambió dieces por nueves y ochos por sietes.

Mientras todo esto ocurría los padres,nulos en conocimientos veían como la mayor seguía camino velocidad de crucero a la Evau y el pequeño veía las orejas al lobo y mejoraba sus resultados poniendo algo de carne,no toda,en el asador.

Mientras el padre se colgaba la medalla de su segunda maratón en seis meses y la madre la de la asociación de víctimas del running bajo el cierzo maño les chiques se acercaban a los muros de sus Filipides de un modo inevitable.

Poco después les hijes comieron adoquines de Zaragoza mientras veían en el Paseo del Prado como el padre se comía los del suelo del Barrio de las Letras con una zancada sufriente,agotada,pero segura de llegar a la meta del tercer maratón del curso.

Quiero creer que esto no es solo un recurso épico del que escribe para hacer ver que con esfuerzo y algo de disciplina todo se puede lograr pero temo que no tuvo nada que ver ya que elles,al menos en eso,ya venían «esforzaos» de casa.

Al final de la primavera el papá inconsciente hizo lo que nunca hay que hacer. Sacó cuentas con la mayor para ver qué notas necesitaba en la prueba de acceso a la universidad para elegir estudios. Le recordó al «matemático» lo que sueña con estudiar como acicate y le sacó los colores al pequeño instándole a ver como sus hermanes se «dejaban los cuernos» en la mesa de estudio.

Arrepentido desde el segundo siguiente al discurso,casi diatriba, no podía esperar al resultado,aunque sabía que el camino,lo más importante, había sido duro pero irreprochable.

Primero llegó el boletín del junior y las palabras de su tutora «se nota que se ha esforzado».

Luego recibí en el trabajo las notas de la mayor. Tuve que sentarme. El brillo de sus notas, deslumbrante,me mareó y tuve que llamarla para comprobar que no había errores tipográficos.

Tras ello quedaba el triple salto mortal. Quién superó estoicamente afecciones y enfermedades desde su alumbramiento ahora sentía la presión no solo de un primer suspenso entre los hermanos ,sino de ver que les otres dos habían cumplido con creces en su particular competencia sorprendentemente sana.

No sé cómo pude dudar de él,aunque el mismo lo hizo. Pesado,sentimental y de mil prontos como su padre y cabezota y ambicioso como su madre logró no cejar y superar la adversidad,justo la misma idea con la que nació este blog.

Aún no lo cree y se pregunta cómo lo hizo. Los demás lo sabemos.

Enhorabuena hijes. Adelante.

Horror vacui

La vida es lo que pasa mientras mueres (Tote King)

¡No quiero dormir,quiero vivir! (Uno de mis pequeños al ser invitado a ir a la cama).

¡Ay,la épica! Entre el otoño pasado y la primavera reciente luché por ser inmortal. En el control de acceso estaba Connor McLeod,tieso y con acento gabacho que se presentó diciendo «Hola,soy Cristopher Lambert. Quizá me recuerden de Greystoke,Beowulf o  Mortal Kombat pero mi mayor éxito fue…»

-Corta,el rollo. ¿Qué tengo que hacer para lograr la inmortalidad? y ,por cierto, ¿donde está tu katana?

-Bah, llegó la crisis y Sean Connery se la llevó y la vendió en el Cash Converters. ¿La inmortalidad? ¿Tienes pasta?.

-Vale,llevo gafas pero ¿tú me has visto cara de Florentino?

-Tripa de Fernández si gastas, así que si quieres ser inmortal tendrás que correr tres maratones en seis meses .

-Piernas tengo, parné poco, ¿cómo pago las inscripciones? Mis riñones no valen nada. 

-Diles que vas de mi parte.

Y me puse a ello.

Descubrí la soledad de corredor del fondo en Ciudad Real donde entendí la frase «Campos de soledad mustio collado» que un amigo recitaba ante las ruinas de Itálica (no se me da bien el Cross,no) y lo que es ser un auténtico Quijote viendo la meta donde todavía ponía kilómetro 21.

Entendí la importancia del arrojo de Agustina de Aragón en Zaragoza donde imaginé su valentía con todo en contra,la mirada machista de algunos, la asesina de los franceses y el cierzo arreando mientras que Agustina se hinchaba a disparar bolas de cañón.

Llegué a Madrid,capital de reino y leí «De Madrid al cielo». ¡Qué no,que yo quiero ser inmortal!

Apareció en mallas Lydia Grant y me dijo «tenéis muchos sueños, buscáis  la fama,pero la fama cuesta,pues aquí es donde vais a empezar a pagar,con sudor» .

Me dio la risa pensando que esta referencia millenial trasnochada no sería entendida por casi nadie, así que seguí corriendo con ganas, superé las torres, crucé los cuatro caminos, pinté la mona con Velázquez y Goya, saludé a Leopoldo O’Donnell, rimé con Rubén Darío, divisé el Faro de la Moncloa y conquisté Valladolid, maldije la Casa de Campo y su lago, crucé el río como pude y a duras penas pasé Segovia dándome un breve Paseo Imperial, viendo las alegres Acacias y corriendo gracias a un contador de kilómetros desde allí hasta la meta donde me dieron una medalla,una bolsa y un mapa para intentar salir de allí.

«¿Soy inmortal? » acerté a preguntarle a un voluntario. «Eres FINISHER ¿te parece poco? me dijo el chico.

«Eres un pringao» me dijo mi mujer al despertarme de la siesta.

Han pasado dos semanas casi desde aquello y hasta ahora no he encontrado las ganas de escribir sobre ello y casi menos de correr .

Me quedé vacío tras conseguir la «hazaña» ,pero como no me gustan las paredes vacías y sí sentirme vivo habrá que pensar en algo, ya veremos qué.

Seguiremos informando.

Aterriza como puedas: La maratón

Llegados a este punto de la vida en que,como T.J. Striker con los aviones no soy capaz de pilotar mi vida,ha llegado el momento de confesar un secreto a voces. Voy a correr (intentar llegar a la meta, diría yo) la Maratón de Madrid .

Para ello,cuento con la ayuda inestimable de un montón de frases y situaciones de Aterriza como puedas.

Comenzaremos con la feria del corredor. Tu vas con la intención de recoger dorsal,camiseta y poco más,pero empiezas a recibir folletos y flyers y terminas golpeando y apartando a todos como si estuviesen cantando los hare krishna.

Para continuar,la famosa línea ¿azul? ¿porque era azul,no? que marca la línea del recorrido me ha recordado a la vieja discusión entre la zona blanca y la zona roja . La zona blanca es para los vehiculos… no era la zona roja. No somos nadie.

Empiezas a correr y ves a alguien muy pronto que se para y te señala unos dolores como cuchilladas. Bailas «Staying Alive» de los Bee Gees para seguirle unos metros y te vas.

Al rato tomas un gel y te sienta tan mal como a los personajes de la película. Escuchas a alguien preguntar a otro qué fue lo que tomó y sus síntomas…justo lo mismo que tú. El horror.

Pasan los kilómetros,te dan un botellín de agua que,perdida la coordinación te lo echas encima como TJ Striker.

Llegas a la Casa de Campo y con casi treinta kilómetros encima piensas «elegí mal día para dejar de fumar»

Sales de allí en pleno muro y te dices «elegí un mal día para dejar de beber».

Llegas a Pirámides y no puedes creer que todo lo que queda sea para arriba «elegí mal día para dejar de esnifar pegamento».

Paras en un baño y al entrar suena por megafonía «llamada para Marcos,coja el teléfono rojo «. Inesperadamente,hay dos teléfonos ,cojo uno de ellos y me gritan «NO, EL ROJO».

Cerca de la meta ves a los tuyos,te emocionas y confundes sus indicaciones . Al girarte para despedirte te comes una valla en un aterrizaje forzoso.

Llegas reventado y le dices a tu amigo que vas directo al hospital.

Tu amigo te señala a la pierna y te pregunta qué es.

«Un edificio grande, blanco,y a veces no hay camas».

Animo a todes.

El que gana siempre lleva la razón

El marcador dice que un equipo anotó un gol más que el otro. Olvídense de lo demás. Los registros lo olvidarán.

El recurso del que pierde es la negación,la queja,la pataleta,la incredulidad y finalmente el reconocimiento y la resignación.

Sí,es cierto que en numerosas ocasiones hay derecho a la protesta,a la revuelta,no sé si a la indignación,cada uno da la importancia que cree o siente a las cosas, pero ahí está el marcador, frío e impenitente para premiar o castigar.

Los que escribimos sobre fútbol con un hincha dentro que muda en «El increíble Hulk» indoor o como diría Macaulay Culkin «solo en casa» lo sabemos.

Imagina que escribes sobre un equipo que desde la modestia sorprendió al mundo, tocó durante un tiempo las puertas del cielo y ahora sufre,jugando igual de bien,porque la dichosa pelotita no quiere entrar.

Ocurrió con el Rayo Vallecano,jugaba bien y ganaba,juega bien y no lo hace.

Desconfía de quien defiende el estilo negro sobre blanco y mantiene cierta superioridad moral sobre los que juegan de otro modo.

A todos nos gusta el juego vistoso y alegre, pero los que lo dirigen y gestionan lo hacen buscando ganar, no salir en libretos de poesía.

A nadie le gusta que su equipo juegue esperando el error rival y utilice todos los recursos al límite del reglamento y la paciencia del árbitro,pero lo busca es ganar,no salir en tratados de guerra.

A la gente lo que le gusta es ganar, y lo que hace daño en cabezas mal amuebladas como la mía es escuchar fuera del campo discursos provenientes de los que nunca se vistieron de corto defendiendo como única posible tal o cual propuesta disfrazando o escondiendo tal o cual bufanda.

No debemos olvidar,lo hacemos a diario,que cuando hablan «los del campo»,todos sin excepción,lo hacen para ganar el siguiente partido,convenciendo a su aficionado,condicionando al árbitro o creando una animadversión contra el rival con un hábil discurso.

En el fútbol todo vale (por desgracia) hasta que el árbitro diga lo contrario.

Hace sesenta años te pinchaban con un alfiler o un clavo mientras te marcaban de espaldas.

Hace cincuenta te recibían con una coz.

Hace cuarenta te escupían.

Hace treinta te estrechaban el campo o insultaban al árbitro.

Hace veinte te dejaban el césped sin cortar o insultaban a los jugadores.

Hace diez te frenaban con continuas faltas o insultaban a quien fuera del otro equipo.

Ahora que las cámaras te ven y te escuchan ocurren algunas de las cosas citadas y otras más, como centrar/disparar a las manos de un rival buscando el penalti.

Todo lo que se hace es por ganar,nos guste o no.

Tras probar el sabor de la derrota en Munich ante el Barcelona porque estaban Messi y Cía,ante el Real porque estaban Cristiano y Cía y ante el Atleti porque la suerte, la muralla colchonera y Oblak lo impidieron, Pep Guardiola cayó ante el Chelsea en una final europea ante un rival que hizo todo lo necesario para ganar,lo bueno y lo malo,lo bonito y lo feo.

Ayer en el Metropolitano el Manchester City hizo lo que debía hacer para ganar cuando con lo demás no le alcanzó. Punto.

Me sentó casi peor la forma de la derrota que la misma,o eso pensaba hasta que tras el paso por la almohada comprendí que se trataba solo de ganar, desde la rueda de prensa hasta el silbato final.

Mantuve durante un tiempo un conflicto interno entre el amor por el buen juego de la España de Xavi,Iniesta,Villa, Casillas o Torres y el gozo por el fútbol competitivo, pragmático y muchas veces feo del Atleti de Simeone.

El debate se acabó cuando entendí,tonto de mí,que lo me gustaba era ganar y levantar la Copa.

Cuando vea ganar al rival me seguiré enfadando, viendo injusto lo que hace el contrario y haría yo en su lugar hasta que vea que el marcador deja de parpadear y se muestra definitivo e inmutable.

El ganador siempre lleva la razón.

La auténtica vecindad

Detrás del piso donde vivo hay una casa antigua,humilde y pequeña en la que varias familias viven arremolinadas ,casi hacinadas. Proceden del este de Europa y nuestro clasismo ha convertido su forma de vida alegal en sospecha de males mayores.

Sus reuniones a plena luz del día,su vida en comunidad ,su música y sus bailes,que nos parecían deliciosos en películas de Kusturica, así como su raza nos hicieron mirarlos  con cierto desdén e incluso hablar de ellos con un miedo vestido del desprecio y superioridad de quién al fin encuentra a alguien en peores circunstancias y cree que el diferente es peor.

Nunca ha habido un problema (ni tenía porque haberlo) con ellos y nuestra vecindad se desarrollaba con la indiferencia propia de las grandes ciudades actuales en una barriada que siempre fue un pueblito en el que todos se conocían y cabían.

Un despiste trágico,una pésima coincidencia y el ejemplo de que la ley de Murphy existe hicieron que nuestro lunes fuera aún más lunes.

Sola en casa y ajena al estrés y las preocupaciones humanas, Ari detectó una pequeña apertura en la puerta de nuestro balconcillo y salió a mirar a la calle.

Un exceso de curiosidad y el deterioro de la malla que protege el balcón hizo que nuestra pobre mascota,sin comerlo ni beberlo se viese en el suelo, caída desde un primero promedio, golpeada y sola .

Cuando un rato después su dueña llegó a casa,no escuchó los ladridos de bienvenida, buscó afanosamente y se desesperó al encontrar a su cuarta hija.

Al volver a la calle encontró la censura de una vecina,españolísima y de Santa Inquisición que solo detuvo su interrogatorio abroncador cuando vio a alguien roto,deshecho.

Indicó la dirección provisional de Ari con desprecio en el mismo momento en el que la vecina tantas veces mal mirada y sospechosa salió con nuestra mascota,comprensiva y cariñosa, preocupada y positiva restando importancia a su acto y considerándolo como la normal vecindad.

Nunca te acostarás en este caso sin una lección más.

Gracias y perdón,vecina.

PD: Ari está como una rosa. Se hirió una uña de una pata ,pero con tratamiento y cariño ya la tiene casi curada. Segunda vida gastada.

Aquí full-stress durmiendo en mis piernas

Cláusula de resarcimiento

Como leguleyo de marca blanca,licenciado en derecho y luchador cuñado de pleitos pobres,me planteé si había alguna posibilidad de obtener reparación cuando una causa de fuerza mayor impide la llegada de un regalo que te habían prometido y quiénes lo hicieron te piden amablemente que no lo uses y lo devuelvas.

Es ya sabido que la dichosa pandemia nos privó de debutar en la prueba maratón, en circunstancias normales inaccesible en cuanto a inscripción y preparación.

Había aparecido la suerte y cierto ángel de la guarda para ofrecerme preparación profesional y dorsal para los 42 kilómetros de mi ciudad pero no pudo ser y ese problema de primer mundo, ridículo en comparación con la magnitud de la tragedia colectiva fue enviado a un cajón que alguien clausuró definitivamente a través de un mensaje de WhatsApp.

La pena y la rabia me llevaron a pensar en tal cláusula pero claro, reclamar algo regalado…el pudor existe.

El bicho dió el primer respiro y, claro, un clavo quita otro clavo.

Si un sorteo me abrió la puerta del sufrimiento innecesario quizá otro lo haría posible.

O el algoritmo sabía algo del tema o qué sé yo. Empezaron a caerme dorsales gratis en carreras de corta distancia, recuperé las ganas de buscarme retos complicados y en una de esas ocasiones en que tiras los dados por tirarlos salió el seis doble.

El tipo que había dejado de ser Sancho Panza para ser rocín flaco debutaría en la Quijote Maratón donde la experiencia low-cost fue maravillosa,debut con éxito, reencuentro con viejos amigos y detalles para el recuerdo como el vídeo que el prometedor periodista y futuro maratoniano, Dani Rodríguez grabó con pulso firme y birra en mano acompañándome al trote hasta la línea de meta.

Al día siguiente hice la vana promesa que todo debutante en maratón realiza. Una y no más.

Un mes más tarde resulté agraciado con un dorsal en la media maratón de Fuenlabrada. El gran David Bermejo me dijo que sorteó un dorsal en FB y otro en IG y me tocaron los dos 😜.

Comenzaba el invierno y el cuerpo pedía un descanso. Lo medio tuvo hasta que por mis «Timelines» en redes sociales comenzaron a aparecer sorteos de dorsales para la media y la maratón de Madrid.

«Uno no es de piedra» me dije con tono de pobre excusa para aliviar la conciencia por esa suerte de ludopatía «gratuita» .

Así es como la cláusula de resarcimiento digital se había cumplido y claro,un dorsal para la maratón de Madrid no se desdeña .

Como era de esperar me tocó el mismo, aspecto del que no tenía atisbo de duda de que iba a ocurrir.

Comencé la preparación con la timidez no del tapado sino de quién teme cagarla y mientras el plan de entrenamiento se cumplía «de aquella manera» dadas las circunstancias que el cuadrante rotativo y días de descanso imponen, el plan nutricional ni llegó a empezar.

Las «soledades,galerías y otros poemas» de los días sufridos por tormentas torrenciales con luchas en el barro, la difícil cuadratura del círculo de la fecha del evento con mis horarios laborales y una especie de pesimismo ansioso me llevaron a «tocar fondo»hace siete días, cuando pese a que el entreno o tirada a priori excesivo (de 30 kilómetros) salió bien, las normales agujetas tras el palizón hicieron mella en mi moral. Mirar mi abdomen,hace meses fino y juguetón como una tableta de chocolate pelín derretida por un golpe de calor en el super y ahora la manifestación en casa de un monje trapense de Grimbergen tampoco ayudó.

El lunes fue un día de esos en los que al levantarte piensas cómo demonios vas a resistir en el trabajo con ese dolor de piernas, te felicitas por «estar de tarde» , desayunas sin ganas, te haces el remolón en las tareas domésticas y abres Instagram como quien busca en su buzón por si alguien te ha enviado un cheque de un millón de euros.

«El cheque llegó»

Tengo un mensaje privado en IG que me hace tambalear y caer de culo.

Foroatletismo pone en mis manos no solo un dorsal para la maratón de Zaragoza o su carrera de 10k,sino que me abre la puerta a hacer una escapada con mi chica como la que hicimos en Málaga en la que Gisella lo pasó bomba con Marisa o Alberto, la que hicimos en Ciudad Real,quijotesca y feliz.

Lanzo el guante y ella ,administradora única de recursos en casa da su beneplácito . Preguntada,por qué distancia elegir, ella,más loca que yo dice que el 42k, que para que yo me pasee e incumpla mi plan ni se molesta en montar una logística de comidas/cenas en hogares familiares , molestando a los demás, «abandonando» a sus hijes y a su bebé Ari.

Pregunto por privado de cuanto tiempo dispongo para inscribirme y sacar de su locura a mi partenaire pero ella ya ha hecho ojitos a las Frutas de Aragón,los adoquines, la Basílica del Pilar ,los torreznos si el destino obliga a parar en la provincia de Soria y la madre que los parió y la persona de Foroatletismo me dice que debo inscribirme ese mismo día.

Lo hago y en diez minutos he pasado de tener agujetas a tener agujetas y un ilusionante marrón.

El lunes la adrenalina del trabajo amortigua los dolores,el martes han desaparecido y el miércoles debo saltar varias semanas de mi almanaque para,haciendo un tappering improvisado entrenar suave como si fuera a hacer un maratón el domingo.

Estoy tranquilo porque voy a disfrutar el domingo haciendo la tirada con dorsal que me toca y luego «lo que surja» tras un día para conocer Zaragoza .

Se me abre aún más el cielo cuando me confirman que podré tener días libres para el Maratón de Madrid.

Mi fin de semana de tres días libres empieza con una ajetreada jornada de compromisos familiares , continúa con una cita a ciegas con el cierzo zaragozano que el sábado me hizo soñar,bien orientado,con un récord inolvidable y me lleva a la línea de salida del Pilar el domingo con un frío glacial,unos guantes olvidados en Madrid y una plegaria a nuestra señora para que el nordeste maño no se manifieste o al menos lo haga de espalda, con un impulso similar al de las zapatillas de Eliud.

La cosa es que a pesar de que el algoritmo sabe de mi catolicismo no practicante y el cierzo molesta,no frena y la ilusión nos lleva tras un sábado en el que ,la ocasión la pintan calva, boicoteé a conciencia la jornada premaratón con largos paseos y comidas y cenas disfrutonas (solo se vive una vez).

Tras una media maratón más que solvente llegó el tío Paco con las rebajas y aunque el ritmo no decreció demasiado la cabeza y el cuerpo fueron desfalleciendo poco a poco hasta que la llana maratón maña se convirtió en una sucesión de cuestas interminables en las que el tradicional tramo del muro,sito entre los kilómetros 31 y 36 del maratón se convirtió en una muralla,bonita como la de la Aljafería pero dura e infranqueable como la mollera de los resistentes maños y su rival, Abderraman III.

Aquello se hizo interminable,la mente y el cuerpo pusieron modo llegar a meta, hemos venido a jugar , y todo se hizo un quiero y no puedo de últimos kilómetros con terreno muy favorable y cuesta abajo y un vacío de fuerzas que acabó en el último kilómetro,cuando atisbé al fondo la basílica,la gente aplaudía y animaba con ganas y vi a Gisella emocionada y algo sorprendida. Aupa escuché y apreté pués (mañico dixit) todo lo que pude y al mirar mi reloj aluciné al ver que iba a una velocidad que ni en las series cortas,pero es que esa meta y esa ocasión eran y serán irrepetibles.

Dice una buena amiga que la vida son dos días y uno cae en fin de semana.

Ha merecido la pena,si.

Momentos

Ayer escuché una reflexión fantástica sobre el mundo laboral de hoy y las personas que buscan su lugar en él que me hizo pensar.

Carlos Macía-Barber, vicedecano del doble grado en Periodismo y Humanidades de la Universidad Carlos III de Madrid nos dijo,hablando de la dichosa movilidad, que le fascinó un currículum recibido en su momento de una persona que se había formado y había trabajado en distintos países,vivido diversas culturas y habitos y empleado varios idiomas.

Preguntado por las bondades de dicho CV confesó que para él lo más importante no era como podría resultar obvio la disponibilidad para viajar o el hecho de saber adaptarse y moverse,que también,sino el bagaje que esa persona tenía y por lo tanto,la necesaria madurez que quien remitió el currículum seguro poseía.

Me da que te lo estaba diciendo a tí,Dani.

Como profesional del ramo no tengo pegas de tu desempeño. Ese vídeo trotando,cerveza en mano para inmortalizar un momento para mí mágico en aquel lugar de la Mancha demuestra tu calidad y calidez humana 😜.

Es tu momento,Dani, que te vaya muy bonito.

PD: Gracias por tu paciencia,tu respeto y tu trabajo sin una sola mala cara. Abrazo de meta, espero que la tuya en este maratón esté cerca.

Diez en complicidad

En el catálogo de las risas hay una gran cantidad de variedad y categorías,desde la cómica carcajada,la enlatada de la tele o la nerviosa en momentos de inseguridad o tensión. Mi favorita es una difícil de ver, costosa de escuchar y maravillosa de descubrir y observar.

La pude oír y contemplar hace unos días,en aquella jornada en la que recuperé una vieja rutina para no volver a hacerla,en la que me despedí sin saberlo de quien compartió horarios por un día después de haberlo hecho hace años y en la que volví a sentir lo bien que se trabaja con una sonrisa,sin necesidad de demasiadas aclaraciones y con la fluidez que da la confianza y la seguridad de que vas a responder y te van a corresponder, vas a formar y te van a atender y vas a disfrutar con quién llegó un día con la mochila vacía y volvió con una maleta medio llena de experiencias. Aunque aún tienes mucho espacio en ella espero que hayamos contribuido a llenarla con algo de conocimiento y cariño de cara a los retos que afrontas.

Conseguiste cosas increíbles como hacer que Paloma subiese a un patinete así que para tí no hay límites 😜.

Sólo te pido una cosa,deja un huequecito en tu mochila para un casco. No queremos más sustos. 😘

Hasta pronto Yaisy. Me reconocerás por mi chaqueta verde fosforito.🍀

Llegar lejos

Hace más de veinticinco años separaron destinos y ellos,los que se iban ,desearon a los que se quedaban que llegaran lejos.

Cinco años después,hará veinte pues que en momento estelar se recordaron a sí mismos mientras veían a la que cuidó el fuerte de blanco y a su novio de rojo,en una combinación que para colmo de colchoneros terminaría dando con un hijo de pelo azul y una niña que piensa que si se cree y se trabaja,se puede.

El imperio Diéguez Múgica extendió sus territorios hasta LATAM meses después en boda entre princesa limeña e inconsciente latente que entraron también en la comunidad del anillo.

Unos a los límites de Egipto y Sudán del Norte y otros al Macchu Picchu obligaron a sus padres a afirmar que sí,que habían llegado lejos.

Luego llegaron los nietes,el regreso,los cuidados, los sustos, algún ladrido y maullido celestial, y la confirmación de que algunos llegaban lejos.

Una llegó a Alcobendas y otro a Torrejón mientras sus esposos se quedaron,ciclos de la vida, cuidando el fuerte,la aldea gala irreductible 😜.

Podíamos haber llegado más lejos,pero os hubiésemos echado de menos,mejor cuanto más cerca.

Felices 50, Reme y Pedro,feliz aniversario Pedro y Reme, feliz medio siglo juntos, os queremos mucho tus hijos, tus nietos y sus asuntos 😛 ❤️.